EN BUSCA DE LA TABLA MÁGICA

EN BUSCA DE LA TABLA MÁGICA

En el pequeño pueblo de Portals Nous encontramos a Endika, un gallego procedente de A Costa da Morte en Galicia y afincado en Mallorca desde hace más de una década. Un enamorado del mar, con más de quince años de experiencia en la fabricación artesanal de tablas de surf. Obras de arte funcionales y personalizadas.

 

 

¿Por qué decidiste dedicarte a fabricar tablas de surf?

 

En realidad más que una decisión, fue una consecuencia. Cuando yo era pequeño, las tablas de surf eran un artículo de lujo en España, costaba mucho conseguir tablas nuevas y los materiales para construirlas había que pedirlos al extranjero en casi todos los casos, algo que creo que convirtió a unas cuantas generaciones, como la mía,  en “Freaks” de esto. Debido a esto y a la economía propia de un adolescente, comencé a trabajar y conocer el comportamiento de los materiales, composites, fibras y espumas. Era inevitable que llegase el día de hacer la primera . La primera fue horrible.. (Risas)

 

¿Qué es GARAGE?

 

GARAGE es el nombre que decidí ponerle a las tablas que hago. Había que ponerle uno y en este caso es así por su lógica connotación socio-cultural y por que me recuerda siempre a los primeros pasos, que casi todo surfista conoce, haciendo sus propias reparaciones, generalmente en el garaje de su padre, amigo.. Muchas cosas buenas salen de esos garajes. El logo es simplemente una ola que conforma la inicial de la marca.

 

¿Cuál es la filosofía de GARAGE?   

 

En realidad, creo que es la filosofía de cualquier surfer, encontrar por el camino tablas ¨mágicas”. Huyendo de teorías metafísicas, una tabla mágica suele ser aquella con la que el surfer se siente cómodo a la hora de surfearla. Por otro lado, la elección de los mejores materiales existentes en el mercado se convierte en algo indispensable. Y por último hacer tablas artesanas, de la mejor calidad y diseños exclusivos. Tratar cada tabla como una obra de arte, personalizándolas hasta el ultimo detalle, a medida de cada persona y a las olas que surfea habitualmente.

 

¿Cómo es el surf Mediterráneo? 

 

Bastante sorprendente sin duda. Hace quince años cuando empecé a visitar regularmente Mallorca, había poca gente surfeando, algunos locales y algunos extranjeros que eran tripulación de yate generalmente. Sí, aquí hay olas. Sin duda nunca será un Océano, pero tiene días muy buenos. Es curioso acostumbrarse a mirar diariamente previsiones de oleaje en internet y hacer mini viajes por la isla en busca de olas. Por otro lado, también esta cadencia de días de olas, en mi caso, me permite dedicarme a fabricar tablas. En los últimos años, yo diría cerca de diez, el surf  mediterráneo ha crecido considerablemente, es raro ver spots de surf con olas y sin gente. Esto unido a la facilidad de adquirir material nuevo, ya sea online o en tienda física y alguna que otra cosa más, hace que el surf de aquí no difiera demasiado del de otros sitios.  Las mayores diferencias se encuentran sobre todo en el tipo de ola, algo que se refleja en las tablas que se deben usar en el Mediterráneo.

 

 

¿Cómo es el mundo de la fabricación de tablas? 

 

En general yo diría que hay dos grandes vertientes y un par de subgrupos. Por un lado el de las grandes factorías y por otro los shapers locales. Con los shapers locales tienes un trato más cercano, consejo en primera persona y un seguimiento mas próximo del proceso de crear una tabla, al tener la posibilidad de participar activamente de su diseño. Las tablas de factoría tienen la ventaja del precio de adquisición pero sufren la consiguiente despersonalización del producto. La relación entre profesionales suele ser buena, a todos nos une el gusto por el surf. Este es un ámbito en continua expansión, cada día empiezan a surfear cientos de personas en el mundo y se descubren nuevos spots, con lo cual, hay sitio para todos. En cuanto a las tablas; hay como un movimiento social importante que reivindica el comercio local, la mano artesana y busca en ello la calidad. Las raíces del surf están intrínsecamente ligadas a la construcción de tablas y ese es el espacio de la customización, donde es el cliente el que elige la forma, los materiales y el diseño. Trabajar en ello es gratificante no solo económicamente, sino también en el plano personal, como todo trabajo en el que se permite la creatividad, implicarse en ello se convierte en toda una aventura.

 

 

¿Por qué una tabla GARAGE?

 

Aquí creo que entra en juego el gusto personal, igual que a la hora de comprar un coche, una bicicleta o elegir el menú en un restaurante. Mis tablas están hechas con cariño, con los mejores materiales y dentro de ellos; los que elige el cliente, incluyendo los de más alta gama como la fibra de carbono. Cuando alguien me cuenta lo que quiere, procuro asesorar y darle formato a sus ideas. Confío mucho en la diversidad plagada de exclusividad y es sin duda alguna, una gran fuente de inspiración para mi, conocer con qué tipo de tablas sueña cada uno e intentar mejorarlas a la vez que las construyo. Bajo mi punto de vista, la ilusión de un surfer es algo que el shaper no debe perder nunca, porque es lo que te hace amar tu trabajo sin dejar de lado el ser crítico y exigente con él.

  • ETIQUETAS: