Tengo un amigo más fuerte que un relámpago

Tengo un amigo más fuerte que un relámpago

Joan Reinoso Figuerola es el Iron Man personificado. Su ejemplo de superación y sus métodos, acompañado de su familia, entrenadores y equipo médico, le han devuelto a la vida, después de pasar casi un mes en coma por el impacto de un relámpago mientras hacía las funciones de barquero del tricampeón mundial Pedro Carbonell, en una competición de pesca submarina.

 

Ese día, las condiciones meteorológicas adversas hicieran peligrar la prueba, pero a pesar de esos indicios se celebró. Lo inimaginable sucedió. Una tormenta eléctrica asoló la zona en donde se disputaba la prueba, con la desgracia de que uno de esos rayos cayó de pleno sobre Joan, que estaba apoyado en el arco metálico de la lancha, entrando por su mano y saliendo por un lateral de su cabeza. Se desplomó. 20 segundos de parada cardio respiratoria. Pedro le pudo estabilizar con reanimación cardio pulmonar y fue trasladado de urgencias al hospital de Son Espases. Allí los médicos (Julio Velasco, Joan Toni Llompart) no daban crédito. Nadie había llegado con vida hasta ahora con un impacto de esas características. Se temió por su vida durante varios días, pero seguía luchando, dormido, ausente de todos, pero con unas ganas atroces de llevarse a la muerte por delante y demostrar al mundo entero con tenacidad inconsciente y devoción por la vida y el deporte que nada ni nadie podría detenerle en su esfuerzo por seguir en pie, seguir disfrutando de lo que una corriente eléctrica mortal quería arrebatarle.

 

Cuando despertó por primera vez, los médicos ya sabían que todo sería diferente, que se encontraban ante un ser especial y que poco a poco empezaría a dar muestras de lo impredecible, de lo médicamente improbable. Los días fueron pasando, durísimos para una familia acostumbrada a la hiperactividad de un niño sano y activo. La recuperación no fue cosa de dos días. Empezó a ingerir alimentos con una pajita, aquí su madre Marga ha sido su tendón de Aquiles. Rodó en una silla de ruedas. Muchos amigos se volcaron con él. Especialistas en fisioterapia (Marcel Ruiz, Bárbara Moragues, Pere Reinés), preparadores físicos (Dani Salas), familia, su tío Joan Toni ha sido una pieza clave en la rutina de entreno, le ha llevado del brazo y le ha hecho capaz de superar sus miedos y devolverle las ganas por marcarse y cumplir metas. Empezaron a llevar a cabo terapias de recuperación que pronto dieron sus frutos. Se levantó de la silla. Andaba torpe pero con una firmeza que hacía presagiar que volvería a ser el mismo. La mejoría iba deslumbrando a los especialistas. Hubo publicaciones médicas internacionales que hablaban del caso. Nadie podía creérselo. La logopeda (Mara Puig) le enseña a escribir y a hablar. El fisioterapeuta a guardar el equilibrio y hacerle sentir de nuevo sus extremidades, el entrenador a fortalecer todas las partes del cuerpo y a flotar y bracear como un neonato. Todos y cada uno aportan el granito de arena que hace falta para que Joan cada vez se parezca más a aquel de antes del rayo. Hay una obsesión por esa meta.

 

El relámpago le ha dejado muchas secuelas. Ha perdido audición, le ha afectado al aparato locomotor y al sistema nervioso. Dos años después del accidente nada más de mil metros, entrena en bici estática y recorre más de setenta kilómetros, entrena con pesas y apenas pierde el equilibrio. Hace prácticas laborales como administrativo en la Policía Local de Inca y trabaja en el Polideportivo Municipal de Inca (Mallorca). Es consciente que tiene que labrarse un futuro. Se plantea competir en el Iron Man por relevos con su tío Joan Toni, Dani Salas y Miquel Capó. Finalizan la prueba de una forma emocionante. Ha nadado 1,9 kilómetros. Este reto le da pie a marcarse nuevos objetivos. Justificar su evolución con una nueva vuelta de tuerca. Se embarca en una nueva aventura, esta vez encima de una bicicleta adaptada y consigue ser campeón de la Copa de España de Triciclo MT2, en la modalidad de contrarreloj y ruta. A partir de aquí solo tenéis que seguirle a través de su Facebook y compartir sus ilusiones. Os dejamos el documental sobre esos primeros años de recuperación hasta el Iron Man, “Tenc un amic més fort que un llamp” ("Tengo un amigo más fuerte que un relámpago”).

 

 

 

 

TRAILER DEL DOCUMENTAL

 

(Trailer 1)

 

 

(Trailer 2)