Algunas ONGs en dificultades

22/04/2018

Algunas ONGs en dificultades
/
/
/
Algunas ONGs en dificultades

Me han comentado miembros de la ONG “Voluntaris de Mallorca” (a la que pertenezco, aunque no de forma activa como en el pasado) que, si siguen en la brecha llegados ya a cierta edad, no es porque continúen todavía con las mismas ganas de compatibilizar esa actividad con otras obligaciones y/o aficiones -los años no pasan en vano-, sino debido a la ausencia de sustitutos con juventud y determinación.

 

El tiempo de quienes hoy por hoy siguen dando el callo, se va convirtiendo en un enemigo que, colectivamente, puede representar una amenaza para la progresión o siquiera subsistencia de ese llamado Tercer sector (los otros dos, el estatal y el mercado) que hace poco sumaba más de 3000 organizaciones y alrededor de 3 millones de voluntarios, muchos de los cuales empiezan a comprobar que la afirmación del Eclesiastés, “Hay un tiempo para cada cosa”, podría dar al traste con ése su solidario empeño mantenido hasta pasada ya la edad de jubilación.

 

 

Todo lo excelso es difícil, sostenía un filósofo, pero cuando la gratificación obtenida empieza a echarle un pulso a la artrosis, semejante cuesta arriba puede llegar a hacerse insalvable y el futuro de algunas ONGs pasa por pedir a gritos sangre nueva. No obstante, los reemplazos precisan, para comprometerse por amor al prójimo y sin contrapartida económica, de algo más que empatía e ilusión. Han de tener resuelta primero o por lo menos encaminada su propia subsistencia y, actualmente, el desempleo cuando no la miseria se están convirtiendo en muros disuasores para el altruismo, debiendo aceptarse por obvio que priorizar la cobertura de las necesidades básicas a la interacción compasiva, es de esperar en cualquiera. En tal situación, que tiene visos de continuar, los abuelos/as y miembros de cualquier ONG tendrán que plantearse hasta qué punto su solidaridad -con el tercer mundo y, en el primero, a costa de repartir pensiones con hijos y nietos- tampona las injusticias en lugar de propiciar que se pongan, de una vez por todas, sobre la mesa.

 

Sigue los artículos de Gustavo Catalán en su BLOG

G
Gustavo Catalán

Artículos recomendados

De utopías, distopías, supuestos y otras tonterías

Paul Desmond y Chet Baker, "Together"

Hace dos años apareció un ángel en mi vida

Vuelven las pesadillas nocturnas, los saltos en la butaca y los gritos en el cine