Caminando entre Emojis

Caminando entre Emojis

No se puede escapar de ellos son como una plaga que está por todas todas partes, en sus casas, en su oficina, viven en Instargram, Gmail, Twitter, Facebook o Whatsapp movidos por un tráfico constante (más de 6.000 millones de veces al día) en las comunicaciones de todo el planeta. Parecen inofensivos, simpáticos, pero detrás de esas caritas afables se esconden unos monstruos cuya intención no es otra que la de arruinar nuestra cultura y devolvernos a la época de los pictogramas sumerios.

 

El Emoji. Puede que este nombre les suene al de una salsa para aliñar mejillones inventada por el entertainer/empresario Bertin Osborne, pero nada más lejos. Los Emojis son esos muñequitos sonrientes que en un principio han venido para ayudar a comunicarnos con los demás de una manera amena y diferente, pero según los expertos, es un hecho que su uso y costumbre está poniendo en peligro el hábito de la escritura. Pongamos un ejemplo; ¿está usted chateando en un perfil de Toreros Veganos en Facebook y está de acuerdo con un comentario?...pues Emoji de pulgarcito arriba y listo ,.. ¿ y si por el contrario lee algo que no le gusta?... pues pincha Emoji de zurullo con ojos y ya está todo dicho... así de simple.

 

Aunque el 70% de estos gráficos no sirven para nada, los hay para todos los gustos y aficiones, Emojis de deportes, de banderas del mundo, frutas, animales, medios de transporte... Nosotros hemos consultado las estadísticas y hemos comprobado que en nuestro país los más utilizados por los usuarios muy españoles y mucho españoles son; la carita con lágrimas de alegría, y el besito soplando un corazón, y la carita con vomitona verde, y ahora que nos vengan con ese cuento de que España se rompe.

 

Si ustedes son usuarios del Emoji se les abre todo un universo pop que les va a ahorrar esa engorrosa tarea de escribir, y es que con ellos nunca fue tan fácil sonreir a alguien que hable otro idioma o dialecto. Otra de sus grandes ventajas es evitar que alguien se ría de usted a cuenta las múltiples faltas de ortografía que tanto les costó aprender cuando estudiaban la ESO, pero vayamos al grano, ¿de dónde viene este descubrimiento?... pues no se retiren que enseguida se lo contamos.

 

 

 

 

DEL EMOTICONO AL EMOJI

 

Aunque son muy parecidos, no son lo mismo. Lo del emoticono viene de largo. Ya se utilizaba en Occidente desde mediados el siglo XIX por los telegrafistas, como consta en la Guía nacional de operadores telegráficos, donde se usaba el numero 73 para representar Los mejores deseos entre los currelas del gremio de telegráfos, pero no fue hasta el año 1982 cuando a un científico informático llamado Scott Falham, se le ocurrió utilizar una combinación de caracteres usando el teclado de su Amstrad CPC para crear ésta cara sonriente :-) de esa idea, y de dos palabras anglosajonas; emotion + icon, surgió el concepto de Emoticon, en español Emoticono, (en catalán no sabemos)... y así la idea del pictograma en la red se fue prefeccionando hasta hoy.

 

 

Seguro que muchos de ustedes recuerdan aquellos días cuando los internautas escribíamos ese XD para expresar una caracajada, o aquel :( para manifestar tristeza, pues resulta que esta costumbre se estaba haciendo tan popular en Occidente que en vista del éxito, los japoneses (siempre con su manía de copiarlo todo) contraatacaron con el Emoji y nos la metieron doblada como con la consola Polystation de Mintendo o las gafas Roy -Ban del badulaque de los chinos de abajo de su casa.

 

Todo sucedió en el año 1999 cuando un operador de móviles japonés llamado Shiguetaka Kurita se le ocurrió la idea de crear unos simpáticos iconos de 2x12 pixeles en blanco y negro para simplificar la comunicación entre los adolescentes japoneses de una manera entretenida. Su invento tuvo tanto éxito que creó 176 iconos (esta vez en color) aunque en un principio estaban únicamente diseñados para móviles orientales. El primer problema que se encontró el señor Kurita fue ponerle nombre a su popular invento - ”Me inspiré en los caracteres del Kanji, un sistema de escritura japonesa basada en pictogramas que básicamente se utilizan para expresar conceptos, así que para poner nombre a estas imágenes decidí unir la “e que en japonés significa letra y Moji (imagen) y asi que de este rebujao fonético, me salió el nombre Emoji...y yatá” nos comenta el inventor japonés en exclusiva para nuestra revista.

 

 

Miren que nos duele decirlo, pero según los entendidos en arte contemporáneo, los 176 primeros diseños de este japonés, están considerados obras de gran valor artístico, tanto es así que hace ya algún tiempo los prototipos iniciales del emoji forman parte de la exposición permanente del museo MoMa de Nueva Yorkdonde se pueden contemplar junto a obras de Picasso, Van Gogh, Dalí. o nuestro admirado Joan Miró, aunque para nosotros cualquier obra que se exponga junto a la de este último, nos va a parecer una verdadera maravilla, por mala que sea. Asi de claro se lo decimos.

 

 

 

HASTA EN LA SOPA

 

Aunque originariamente los Emojis se encontraban solo disponibles en Japón, los directivos de multinacionales tan importantes como Google o Appple obtuvieron el permiso de Kurita para sacarlos de Oriente e integrarlos en sus nuevas aplicaciones. A día de hoy estos cándidos muñequitos amarillos, descaradamente inspirados en el famoso icono del siglo XX llamado Smileyestán siendo diseñados, registrados y comercializados por The Emoji Company, una flamboyante empresa propiedad del multimillonario alemán Marco Huges que mediante una agresiva campaña de merchadising ha conseguido duplicar sus beneficios sacando los Emojis a la calle en forma de objetos de los más variopinto... desde cojines a camisetas, muñecos, zapatillas, tazas, bolsos, llaveros... incluso podemos encontrar éxtasis o condones de estos muñecos en el mercado negro. Como decíamos, tenemos Emojis hasta en la sopa, una muestra de ello es que ya tienen hasta una película, "The Emoji Movie" estrenada el pasado año en un intento de humanizar a estos muñecos y acercarlos a los más pequeños de la casa, quién sabe si con la intención de lavarles el cerebro y convertirlos en futuros usuarios de apps como Instagram, Facebook, Twitter, Tinder, Finder, Grinder y demás morralla informática.

 

 

THE EMOJI MOVIE

 

Estrenada en 2017 y distribuida por Columbia, afortunadamente la película de la que hablamos fue un estrepitoso batacazo de críticas a la compañía Sony Pictures, puesto que nada más estrenarse en el Festival de Cannes ya contaba con cuatro Premios Razzie (los anti-Óscar de Hollywood) a la peor película, peor director, peor guión y peor reparto, batiendo un récord hasta hoy jamás conseguido, y aunque no funcionó mal en taquilla aquí queremos dejarles alguna de las críticas del film como ésta de un popular periódico norteamericano; el Daily News:

 

The Emoji Movie es un gran y humeante montón de mierda, que muestra lo bajo que puede caer Hollywood para conseguir dinero fácil”

 

o esta otra del periódico británico The Guardian:

 

"Un gran pulgar hacia abajo (...) No se debería dejar ver 'The Emoji Movie' a los niños (...) Un film que parece hecho con prisas por un ejecutivo de publicidad poco inspirado.

 

Para finalizar y como dato curioso, hay que añadir que en la versión española de este ripio de celulosa, alcohol y alcanfor, los directivos de Sony encomendaron el doblaje de la voz del personaje Caca (ya saben, el zurullo con ojos) al experto en playbacks Mario Vaquerizo, con esto creo que queda poco que añadir, tan solo la sinopsis de este engendro del séptimo arte:

 

Los Emojis viven dentro de un móvil en la tierra de Textopolis, donde todos los Emojis favoritos de la gente cobran vida aunque solo tienen una expresión facial a excepción de Gen, un icono que nació sin filtro y tiene múltiples expresiones. Para lograr ser normal, Gen se embarcará en una aventura o “app-ventura” perseguido por la policía de Firewall donde el y sus amigos Hi-5 y Jailbreak se adentarran por Spotify, Instagram, Candy Crush o Dropbox para buscar respuestas. Pero pronto, un hacker malvado hará que el destino de estos personajes sea puesto en peligro, tratando de evitar que los Emojis puedan salvar su mundo antes que sea borrado por completo.”.

 

 

Nosotros nos preguntamos como va a acabar todo este sindiós de pictogramas en un futuro cercano ¿Acabarán los Emojis siendo asignatura obligada en los centros escolares?... ¿terminaremos por reescribir la biblia mediante emojis inventando un Dios “Caca con ojos”?... de ustedes depende. Nosotros ya nos vamos recogiendo y nos despedimos de este viaje al mundo Emoji. Si les ha gustado este artículo y deciden compartirlo en las redes sociales, no olviden poner el pulgar arriba, y si no, pues nos conformaremos con que nos obsequien con una gran...

 

 

"

"