Carretera en vivo (Arroç Brut XXII)

Carretera en vivo (Arroç Brut XXII)

No sé nada de música. Lo único que sé es que las canciones tienen un sentido para mí, único e intransferible.

 

Sé que estuve en el último concierto de Miquel Serra y sus melodías me transportaron directamente a esas carreteras de campo mallorquinas que suelo recorrer por las noches.

 

Esos lugares solo son posibles con una banda sonora de folk psicodélico. Hay que atravesarlos con sus discos como bandas sonoras porque si no el paisaje no está completo.

 

Teniéndolo delante, en el concierto, el escenario se convertía en una quarterada con vegetación húmeda de un invierno rico en lluvias. Por entre las piernas de Miquel se escondían conejos encandilados por los faros de mi coche. El borde del escenario quedaba limitado por una pared seca cargada de plantas de alcaparras que lagrimeaban entre las rocas. Un puput atravesaba el escenario quedando a contraluz con los focos de colores y yo miraba sin sentir a nadie a mi lado.

 

Cuando el concierto acabó, los aplausos deshicieron la puesta en escena y yo solo pensaba en darle a repeat. Eso que suelo hacer cuando recorro la isla de camino a casa, por las noches, después de trabajar.




Los relatos de Pato Conde

Foto de portada: Marina Cánovas