/
/
/
Cuando tu vida cambia y has de dejar de beber

Fernando Pastor - 23/05/2016

Cuando tu vida cambia y has de dejar de beber

Lo típico es que siempre nos estén bombardeando sobre lo mala y peligrosa que es la bebida. ¿Pero qué?. Que si esto, que si lo otro, que si los antivirus y los condones, el colesterol, y vete tu a saber. Parece que hoy en día, para vivir sano hay que tragarse batidos de proteína y comer muchos danacoles.

 

Pues bien, como en todo hay cantidades y cantidades y cuerpos y cuerpos. Soy una persona que ha bebido entre uno y cuatro litros de cerveza diarios durante 20 años (si no era cerveza pues vino o lo que cayese). No soy médico, pero no creo que me haya afectado demasiado, respecto a lo que a la salud se refiere.

 

¿Entonces, por qué dejé de beber?. Pues muy sencillo, porque ahora, y digo ahora mismo y no hace 10 años, si aún bebiese, no estaría escribiendo estas líneas. Ahora y no hace 10 años, pues entonces igual lo estaría haciendo con un vaso de vino al lado, de birra o de sake. Eso lo hice pocas veces, lo del sake, pero me gusta ciertamente, con la estufa de leña, la radio de válvulas sintonizando música francesa en una radio de Suiza y mis perros.

 

Claro, si no puedes hacer las cosas que hacías, porque debido a la razón que sea, la combinación priva-vida personal no está yendo bien, hay que cambiar algo en la mezcla de combustible, y cambiar el nitro metano por coca cola. Si a eso le sumas que en tu desbarajuste personal, no solo no haces gran cosa, sino que te deja la novia por un cúmulo de causas que tienen que ver indirecta y directamente con el abuso de la gasolina, y que te dejas joder por la ex mujer porque no estás centrado y bastante hipnotizado, entonces tienes el detonante perfecto para plantearte el cambio de dinámica.

 

Seamos sinceros, los borrachos profesionales solemos ser atacados por la mala gente. Otros borrachos menos profesionales atacan a la gente. Tampoco es lo suyo.

 

Puede ser que aparte del despiste acabes vete-tu-a-saber-donde y alguna vez con un accidente de tráfico incluido, sin consecuencias debido a que Dios es grande, tan grande que si el universo no fuese infinito, Dios no cabría en él, a pesar de haberlo creado él mismo.

 

O con sorpresas de cualquier tipo. Como con quién estuviste ayer o moratones en cualquier parte, o tentativa de robo o...

 

 

Después de pensar en no beber, y empezar a hacerlo o mejor dicho, a no hacerlo, te enfrentas contra el estigma. No beber es algo no muy aceptado socialmente, o tenemos esa idea. Por experiencia puedo decir que no es tan difícil y ni siquiera algo por lo que te vayan a segregar. A lo mejor son mis colegas, que son buena gente. Pero no he visto problemas de aceptación, ni por las chicas, ni por los colegas, ni por los barmans de los bares. Se de gente que sí, pero esa gente tendrá que pensar, quién es la otra gente con la que se lía. Hay que decir que siendo los tíos unos borrachos de la hostia, el no serlo suele gustar a las chicas, con lo que, no, no te quedas sin ligar. (soy un tío por si no os habéis dado cuenta).

 

Entonces vas y te acercas a algún grupo tipo alcohólicos anónimos. Entonces sí que parece que estás totalmente estigmatizado. Entre otras cosas cuando se habla, dices tu nombre y luego "soy alcohólico". No se... si no bebes, ¿eres alcohólico?, es decir, la creencia es que uno lo es para siempre, si no controlas hoy, ya no controlarás nunca. Probablemente en muchos casos se puede volver a controlar tras un periodo largo de abstención. Pero ese control siempre requiere de muuuuchooo esfuerzo por las personas que tenemos esa "afinidad" por esos refrescos. Así que teniendo en cuenta que no es necesario beber para nada, pues es más sencillo no hacerlo y ya está.

 

 

SÍ SE NOTA

           

La gente se da cuenta, todo el mundo se da cuenta, los que toman solo dos cañas y no te conocen de nada, los que también dejaron la priva antes que tú, no se... todos se dan cuenta. Así que mejor decir tranquilamente que es que solías beberte hasta el agua de los floreros, porque... recordémoslo, la gente que no bebe sin ser borrachos de campeonato, no son de fiar, podrían ser peligrosos. No tienen muchas debilidades. Les gusta el control.

 

Diría así mismo que también el ex borracho se da cuenta, pues todo empieza a rular como por arte de magia. Tarde o temprano recuperas también tu cerebro y el sano juicio aunque no estuvieses loco, la claridad de pensamiento. Lo que te hace ver dos cosas. Lo estúpido que debías resultar para la gente centrada y lo estúpida que es la peña en general aunque no le den al alcohol. Con lo cual te dan ganas de alcoholizar a medio mundo para desalcoholizarlos después a ver si entonces se iluminan.

 

No digo, ni animo a nadie, a que deje de beber. Solo digo que si quieres Jim Morrison, pues bebe, ¡coño!, pero déjalo antes de palmar. ¡Hostia!. (Palmar, acabar en la cárcel, muerto, suicidado, arruinado, en la calle, etc...).

"

Publicaciones Similares
03/04/2016
No sin mi smartphone
04/04/2017
Aprende…
09/09/2016
Siempre hay elección
31/07/2017
La Tapa