Dancing to Ashes

But the film is a saddening bore For she's lived it ten times or more She could spit in the eyes of fools As they ask her to focus on

16/01/2016

Dancing to Ashes

But the film is a saddening bore

For she's lived it ten times or more

She could spit in the eyes of fools

As they ask her to focus on

()

 

Life on Mars?, David Bowie.

Cuando tenía quince años, mi entonces profesor de guitarra me dijo que esta canción le hacía pensar en míDesconozco si él, quien tuvo el cuchillo más afilado para abrirme en canal y alimentar mis entrañas de música que me curaba y me hacía crecer, tiene idea de lo que me marcaron esas palabras y de lo hondo que llegaron a colocarse en mi interior estas personas que me llenaban con su música, hasta llegar a formar mi propio panteón particular.

La música tiene el poder casi mágico de asociarse estrechamente con las vivencias, y cuando lo hace ya no hay vuelta atrás. Melodía y recuerdo irán juntos camino de la última exhalación. La música, además, forma tan parte de nosotros que nos moldea.

Cuando alguien que siempre ha estado ahí, de fondo, como un personaje secundario, desaparece, su muerte nos pone en contacto con la realidad, nos hace evidente aquello de lo que huimos disolviéndolo en nuestro día a día, nos encara con el inevitable paso y peso del tiempo y con nuestra propia mortalidad. Y si ese alguien además forma parte de ti, porque te ha hecho sentir, pensar, aprender con él, su muerte de algún modo nos va a sacudir.

Claro que hay gente que compartirá hoy su supuesto pesar siendo éste absolutamente vacío, aprovechando cualquier ocasión que se les presenta para mostrar lo que sea que quieran mostrar. Pero es que estas personas me dan absolutamente igual. Claro que muere gente todos los días. Claro que han pasado cosas más relevantes y preocupantes hoy para la humanidad, en el sentido práctico, que la muerte de un artista. Ese cinismo, superioridad moral e hipocresícon los que vestís vuestros comentarios me los meto yo hoy por el culo.

Yo estoy triste. He llorado al ponerme a cantar con él esta mañana y cada vez que lo he hecho a lo largo del día. Y ahora mismo escribiendo esto, incluso. Yo sí tengo cosas que agradecer a este hombre. Él se metió muy, muy dentro de mí hace mucho tiempo, tanto que -junto con otras personas, famosas o anónimas- ha ayudado a conformar una parte de mí. Me siento agradecida, por decir lo primero que me viene a la cabeza, de poder escuchar Rock and Roll Suicide, la única canciócon la que, por muy mal que me pueda sentir, consigo sacar fuerzas para cantar y levantarme mientras la escucho a todo volumen. Le agradezco otras muchas canciones que me ponen la piel de gallina y me acompañarán toda la vida. Puedo también agradecerle discos completamente perfectos como Hunky DorySpace Oddity o The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars; portadas únicas como la de Aladdin Sane, grabada a fuego en mi retina desde el primer momento; personajes inolvidables como el Rey de los Goblins o actuaciones impecables como en The Hunger. Le agradezco el haberme hecho ver que los juegos de palabras y las rimas más sencillas en apariencia, son las que encapsulan las dosis de genialidad. Y que siempre hay una canción para todo. Agradezco letras y canciones que son verdaderas obras maestras. Le doy las gracias por Ziggy, que me mostró el poder y la fuerza de un alter ego y la magia que éste puede generar. Le agradezco a él y sólo a él, el momento en que siendo una adolescente muy insegura e introvertida, me empezó a dejar de importar lo que los demás decían y me atreví a llevar boas de plumas por bufanda, ropa de tejidos brillantes, tacones de aguja o plataformas, lentejuelas, purpurina o maquillaje extravagante cuando nadie en mi entorno lo hacía. Tengo muchos motivos por los que sentirme agradecida, pero sobre todo, le agradezco el haberme enseñado que la mejor música, está hecha TO BE PLAYED AT MAXIMUM VOLUME.

Por mi parte, sigo preguntándome si hay vida en Marte, sólo que ahora ya no aparto la mirada de este freakiest show.

Así queLets dance.

 

ilustración Portada por Enriqueta Llorca

 

L
Luz

Artículos recomendados

Seseña, crónica de una muerte anunciada

Aquí no hay quien se asuste. ¿Alguien ha matado a mi asesino en serie favorito?

[CRÍTICA] 'Guardianes de la Galaxia Vol. 2', la parafernalia por encima de la frescura

Ideología y cambio climático

WEBs recomendadas