El camino junto a Ken Kesey

19/03/2016

El camino junto a Ken Kesey
/
/
/
El camino junto a Ken Kesey

El autobús que 

promovía la libertad 

(exploración psicodélica)

 

Ken Kesey (Colorado 1935- Oregón 2001) compró un autobús escolar en 1964, lo pintó de colores y lo bautizó como el Further Bus o Furthur Bus, llenó su depósito de gasolina y, mientras sonreía a media comisura sujetando con el otro lado de sus labios un cigarro liado con un poco de marihuana, arrancó el motor y emprendió un viaje, no solo de ácido, sino de libertad, junto a su nueva familia: los Merry Pranksters.

 

En aquel momento subirse a un autobús pintado de colores fluorescentes, adornado con flores y dibujos psicodélicos, dejarlo todo atrás; tu trabajo, tu casa y tus bienes materiales, suponía ser un auténtico personaje de la contracultura americana, alguien destronado de los reinos de la esclavitud del sistema.

 

Ken Kesey, notable escritor estadounidense, había sido voluntario en los experimentos con drogas psicotrópicas que el Gobierno de los Estados Unidos practicaba en Menlo Park, California, a finales de los años 50, fue así como tomó contacto con el LSD por primera vez, la sustancia psicoactiva que cambió por completo su percepción de la realidad.  Entre sus obras más destacables se encuentran Alguien voló sobre el nido del cuco (1962), novela que le permitió comprar el autobús escolar con sus beneficios, yCasta Invencible (1964) considerada su obra maestra, ambas novelas llevadas al cine con un reparto tan excelente como admirable entre el que se encuentran actores como Jack Nicholson (1937), Paul Newman (1925-2008) o Henry Fonda (1905-1982).

 

 

Kesey había dejado los estudios  y se había mudado junto a su novia a Oregón, allí tuvieron tres hijos; Jed, Zane y Shannon. Mientras transcurrían sus días en Oregón, el noveno estado más extenso de los Estados Unidos, cumplió uno de sus sueños, recorrer los Estados Unidos en un autobús multicolor. Su intención era descubrir qué sucedería cuando la espontaneidad y desinhibición del uso de las drogas se enfrentase a la banalidad y conformidad de la vida estadounidense. 

 

Los viajeros del Further Bus se bautizaron como los Merry Pranksters, o Alegres Bromistas, en alusión a la auténtica felicidad, las energías del Further Bus eran variables y dependían de las emociones de sus ocupantes o del tipo de sustancias que estuvieran consumiendo. 

 

Los Merry Pranksters fueron un grupo de personajes de lo más interesantes, artísticos y llamativos. Los acomodados del remolque fueron su capitán de a bordo; Ken KeseyNeal Cassady (1926-1968); autor relevante de la Generación Beat y conocido principalmente por ser retratado bajo el nombre de Dean Moriarty en la clásica novela de Jack Kerouac “En el camino” (1957), Cathy Casamo; actriz y novia de Larry Hankin; actor, director y productor de cine americano que no viajó en el autobús, Ron Bevirt; fotógrafo profesional, Ken Babbs; autor,  que escribió junto a Kesey la novela “Last go round” (1994), última novela de Kesey, y su novia Paula SundstenJane Burton; una profesora de filosofía embarazada, Sandy Lehmann-Haupt; un ingeniero de sonido, Mike Hagen; un cámara encargado de inmortalizar los momentos, George Walker; un hombre de negocios que también hizo filmaciones con su cámara, Steve Lambrecht; un ingeniero químico, los hermanos de Kesey; Chuck y Dale Kesey  y el Dr. Jimmy aka Acid Slim encargado de guarda salvar a los asistentes.

 

EL TEST ÁCIDO

 

El objetivo del viaje de los Merry Pranksters a bordo de su autobús era experimentar  y promover el uso libre de las drogas psicodélicas del momento; el LSD y la marihuana, hay que recordar que por aquel entonces su uso era legal. Pioneros en esa actividad lúdica, establecieron poco a poco muchos de los elementos retóricos y visuales que después harían popular el movimiento hippie. Los Pranksters iban de un lado a otro por la carretera cantando y bailando, mientras colgaban pancartas en el autobús con las palabras; Acid Test Graduation

 

Una de las curiosidades de este viaje fue que la banda de rock folk psicodélico Grateful Dead, antes conocidos comoThe Warlocks, se sumó en el camino para acompañar a los viajeros poniendo banda sonora a su periplo.

 

 

Así mientras el LSD recorría su organismo, improvisaban nuevas canciones que entretenían a los ocupantes del vehículo del amor, vestidos con atuendos extraños, complementos extravagantes y con un comportamiento chocante e inverosímil para los tiempos que corrían.

 

"Sólo queríamos ser felices, creíamos de verdad que las cosas podían cambiar"

 

UN PUENTE ENTRE LOS BITS Y LOS HIPPIES

 

Con los años, aunque no todos viajaron en el primer paseo del Further, los Merry Pranksters aumentaron su número de participantes, entre ellos se encontraba el periodista y padre del llamado Nuevo Periodismo Tom Wolfe (1931), que reflejó las aventuras Further en su libro The Electric Kool-Aid Acid Test, publicado en España bajo el nombre Ponche de ácido lisérgico en 1968. En el libro Wolfe describe la fascinación otorgada a un grupo de personas que se atrevieron a vivir como realmente deseaban sin temer a las consecuencias que ello pudiera acarrear. Sin embargo, parece ser que Kesey nunca aprobó la visión del periodista, que consideraba superficial y lejana al verdadero significado de su objetivo mesiánico.

 

Al final de la década Kesey se empezó a cansar de la repetición de su fórmula expresiva y sumado a la persecución policial contra ese tipo de actividades dio por finalizada su aventura. Poco después regresó junto a su familia, continuó con sus trabajos de escritura y enseñando como profesor en la Universidad de Oregón. 

 

Aun así Ken Kesey siempre fue considerado uno de los exponentes del underground americano, sin olvidar a Timothy Leary (1920-1996), otro importante y coetáneo escritor, psicólogo y entusiasta de la investigación y uso de drogas psicodélicas, representando cada uno de ellos modelos relevantes en el movimiento de la Contracultura. Por un lado, Kesey más partidario de los rituales, irreverente, mesiánico e imprevisible, que se inspiraba en la cultura pop americana como los cómics, la ciencia ficción o el rocanrol, y por otro Leary, que provenía de un ambiente científico universitario y se inspiró con textos extravagantes y reconocidos como el Libro Tibetano de los Muerto(Bardo Thodol) mientras experimentaba con el LSD.

 

El Further se quedó estacionado en una zona pantanosa y húmeda justo detrás de la granja de la familia Kesey, con los años la naturaleza se encargó de engullir ese viejo cacharro y amasijo de metales y se entregó por completo a ella. 

 

No fue hasta 2005, cuatro años después de la muerte de Kesey, que un grupo de fanáticos, amigos y familiares decidió rescatar el auténtico Further de la maleza, y cortando todas las ramas que se habían ofrecido a abrazarle durante los últimos años, tiraron de él con un tractor y un camión y lo  recuperaron para proteger uno de los artefactos más importantes de la década de los 60.

 

 

 

 

 

El autobús se había oxidado y estaba cubierto de musgo por completo y su interior estaba absolutamente podrido y estropeado. Con las donaciones de la gente y la ayuda de restauradores profesionales y artistas altamente cualificados, se inició un proyecto de restauración para devolver al Further todo el esplendor de 1964. 

 

En 1992 a Kesey le diagnosticaron diabetes, dos años más tarde hizo una gira con los Merry Pranksters con una obra de teatro musical que escribió sobre el milenio llamada Twister. Los familiares, amigos y seguidores del gurú Kesey nunca dejaron de apoyarle. La gira les llevó  por toda la costa oeste, desde Seattle a Boulder (Colorado), donde convencieron al poeta Allen Ginsberg(1926-1997) para que colaborase junto a ellos.

 

En junio de 2001, Kesey fue invitado y aceptado como el orador principal en la apertura anual del Evergreen State College, una universidad pública de artes liberales, que se formó para ser una universidad experimental donde los estudiantes se inscriben en programas académicos interdisciplinarios en lugar de clases.

 

Su última gran obra fue un ensayo para la revista Rolling Stone llamando a la paz después de los ataques del 11 de septiembre.

 

El 25 de octubre de 2001 Kesey no pudo superar una operación a la que debía someterse, murió con tan sólo 66 años.

 

En verano de 2014 se celebró el 50 aniversario del maravilloso vehículo psicodélico junto a un montón de actividades lúdicas y conciertos, donde los asistentes, con sus atuendos de colores y extravagante comportamiento, rindieron tributo al viaje original de Ken Kesey en 1964. Los amantes de tiempos pasados nos frustramos ante la posibilidad de una experiencia similar, pero recordarlo es una manera, por pequeña que sea, de revivirlo.

 

Laura Delmal zuazaga
Laura Delmal zuazaga

Artículos recomendados

Teatro Mar i Terra

[Crónica] Concierto de Clam Sisters en Madrid (16/04/2018)

‘beRsándote’: amar como siempre, contado como nunca

Paraíso Asfixiado

WEBs recomendadas