El chico Martini: El gesto más imitado en la soledad

¿Os acordáis de aquel momento?. Dejar al viejo ricachón con la cara de batido en duelo de hormonas

23/11/2016

El chico Martini

El chico Martini, el dandy. El gesto más imitado en la soledad pajillera delante del espejo. Demasiado imberbes o demasiado demacrados para parecernos algún día. ¿Os acordáis de aquel momento?. Dejar al viejo ricachón con la cara de batido en duelo de hormonas. Ahora que nos va tanto el rollo MILF, seguro que nos importa un carajo que la chica sea la rubia veinteañera Charlize Theron o su madre. La cuestión es dislocarse el pulgar en los morritos. Pero una cosa, ¿nunca os habéis preguntado qué pasó después de eso?. Venga ya, no seáis tan morbosos que no vamos a contar lo que pasó después de que Charlize se deshilachara el vestido en el bendito tornillo de la silla.

 

Los anuncios de Martini siempre han sido evocadores del estilo de vida del chulito italiano y la bella mujer mediterránea, sofisticada y buenorra. La agencia publicitaria Mckan Erickson, consiguió con este anuncio de 1993, llevar a las estanterías de los hogares alguna botella de Martini, aludiendo a ese estilo de vida lujoso que anhelamos, con el telón de fondo de la Riviera italiana. Mª Cristina Valdés Rodriguez en su libro “La Traducción Publicitaria. Comunicación y Cultura” nos explica que “La cultura italiana asociada con el disfrute de la vida, con el estilo, con el diseño y con situaciones románticas, está presente en los anuncios de determinados productos a través de la lengua italiana, como ocurre en los anuncios de la clásica bebida Martini publicados en el contexto español, Bebe la vita baby”. Sí, ya lo vivimos con “Volare uooo, cantare uooo”. Lo italiano mola.


chico_martini.jpg 


No vamos a pasar por alto que para ser ese chico, teníamos que tener ese punto de malote seductor, como decía Kase Osolo me dejo ver de lejos para que se me imaginen”. Así que sinceramente, ese tío parecía un fracasado escolar en busca de alguna fortuna. Chulo y guapo pero sin estudios. Que conste que quise ser él, hasta que descubrí lo duro que es andar siempre con esas gafas pastosas y un traje semi arrugado, incluso en verano. Fuera bromas. Representó a la perfección sus papel, nuestro papel en sueños. 

 

¡Ah! Y por cierto, ¿sabíais que el gesto del dedo está sacado del actor Jean Paul Belmondo?. Sí, de la película de GodardÀ bout de soufflé”. Madre mía si al final no inventamos nada.

 

Del actor Max Parrish que fue quien interpretó al chico Martini, sabemos bien poco, si acaso, que nos recuerda a nuestro Carlos Lozano. Sin embargo Charlize Theron encadenó una carrera cinematográfica y de publicidad llena de éxitos. Si Max consiguió que ese gesto se convirtiera en algo cultural, algo que aun hoy repetimos todos en algún momento (no quiero pensar las veces que habremos hecho el gilipollas con el dedito delante de alguna chavala)…. joder, es más rápido y fácil que entablar una conversación para recalcar atributos. -Estoy aquí y te come enterita-. Lo siento, se me va el pulgar hacia otra parte.

 

Si la finalidad de este esperpento, es recordar el vídeo del anuncio, ¿para qué me enrollo con mis complejos e inseguridades?… Que venga, que ahí os dejo el vídeo con mítica música anuncio martini. Ciao.

 


A
Acerrob Lie Acerrob Lie Acerrob Lie

Artículos recomendados

Algunas ONGs en dificultades

[CRÍTICA] ‘Múltiple’: M. Night Shyamalan nuevo maestro trilero

[CRÍTICA] 'Future Man', una webserie de Hulu

La gran pregunta: ¿Cine o Serie?. Exijo juicio por combate

WEBs recomendadas