El joven Lars Von Trier

El joven Lars Von Trier

 

Lars Von Tier es un director y productor Danes polémico, hay un antes y un después de su paso por el cine. Conocido por establecer las reglas del Dogma 95, ganó el Gran Premio del Jurado en Cannes con “Rompiendo Las Olas” (1996) y con “Bailar En La Oscuridad” (2000), una historia musical-melodramática con protagonismo de la cantante Bjork que ganó la Palma de Oro. Pero ¿Qué tipo de persona era antes de llegar a la fama? En este artículo se pretende analizar su primera Trilogía, para desvelar quién era Joven Lars.

 

LOS ORIGENES DEL “VON”, LA NOBLEZA DE LARS

 

Un hecho relevante, es el origen de su nombre, o identidad, la incorporación del “Von” en su nombre. Lars ha respondido en entrevistas la pregunta en dos hechos: Uno se remonta a su época de estudiante de cine, donde el jovencito Lars no salía del aula de montaje junto a sus compañeros, un profesor se burló de ellos incluyendo el “Von” en sus nombres, haciendo referencia a la burguesía de Copenhague. La otra repuesta que dio es una referencia a dos directores: Erich Von Stroheim y Josef Von Sternberg.

 

Aunque Lars siempre ha sido una persona compleja, así que la incorporación del “Von” podría referirse a algo más profundo en su identidad cómo persona y artista. Demos una mirada a sus orígenes.

 

Lars se crío en una comunidad hippy con sus padres Inger Høst y Ulf Trier. Éstos ya desde su concepción querían que Lars fuera artista, hasta tal punto que Inger, la madre, tuvo relaciones con Fritz Michael Hartmann, el padre biológico de Lars. Fritz, pertenecía a una de las familias más conocidas de Copenhague, aparte de ser miembro de la resistencia libertaria de Dinamarca y pintor. La madre quería que Lars heredara las dotes artísticas de su progenitor; de hecho el director físicamente parece haber salido del mismo molde que Fritz, y es también pintor; una sus obras se exhibe en el castillo de Hillerod.

 

La madre de Lars quiso concebir a un artista y lo crío como tal, los patrones educativos de Lars en su infancia en la comuna parecían haber salido de la educación en la Grecia antigua: Para los griegos la educación era la base de la comunidad humana y la del individuo. Y la existencia social del hombre se basaba en la voluntad consciente de uno mismo. Así que la existencia o tú identidad se basaba en la función que desempeñabas en la sociedad. La función de la educación era estimular tu función social, en base a tu naturaleza. En el caso de Lars, se concibe como una naturaleza artística. Los artistas y los filósofos eran los que tenían la más alta importancia en la sociedad. Para los griegos, las artes pertenecen a la estirpe de “los tocados por los dioses”. Al caer la monarquía, Grecia se basó en la aristocracia, es decir, en familias nobles. Esas familias eran los progenitores de los que se consideraban tocados por los dioses, es decir filósofos y artistas. En ese periodo la aristocracia tenía una función social, los jóvenes aristócratas eran criados como gentleman que centrarían su vida en el bien moral y espiritual de la sociedad. Lars se crío con esa concepción en la comunidad, no sería extraño que para ironizar su posición en esa comunidad incorporara el “Von” a su nombre, aceptando su naturaleza artística, su nobleza y por tanto su función social.

 

 

LA TRIOLOGIA DE EUROPA

 

Una vez conocemos los orígenes y la identidad de Lars, miremos su primera Trilogía que definiría quién era y en quién se convertiría: El elemento del crimen de 1984; Epidemic 1987 y Europa 1991.

 

La trilogía está basada en crisis moral y social Europea. Los protagonistas son idealistas y buenas personas que quieren resolver un conflicto, que de una manera irónica acaban perpetrando ellos mismos. Se basa en la crisis del individuo y la enfermedad moral de la sociedad Europea. La manera que tiene de trasmitir ese hecho es haciéndonos participes de una terapia de hipnosis.

 

 

EL ELEMENTO DEL CRIMEN. El cine como terapia hipnosis

 

En el El elemento del Crimen, el protagonista es el detective Fisher, que vive exiliado en el Cairo donde decide recibir una sesión de hipnosis para resolver el último caso que tuvo en Europa. Se nos aparece una Europa decadente, donde él persigue un asesino en serie: “el asesino de la Lotería”. El asesino basa su método en un libro que se llama “el elemento del Crimen”, escrito por Osborne, que ha enloquecido y se obsesiona con que el asesino es un hombre llamado Harry Gray. Fisher decide empatizar con el asesino mediante la hipnosis, esto tendrá consecuencias desastrosas.

 

Lars nos introduce en un mundo onírico que nos recuerda al cine del expresionismo alemán, con muchos simbolismos, con diferentes esferas narrativas: transcendentales y filosóficas. Pero nosotros nos centraremos en el argumento, destacaremos el hecho de que el asesino mate a mujeres que venden lotería, simbolizando el genocidio de la representación clásica de la fortuna y la esperanza, que es representada en una mujer caprichosa. Un subtema que también trataría décadas después en Anticristo.

 

La hipnosis es un tema central en la obra. No es de extrañar que el nombre del protagonista sea Fisher, ya que el presidente de la Academia de Hipnosis de San Francisco, se llama ni más ni menos que Robert Fisher, como el protagonista. Curiosamente, en uno de sus últimos libros: mitos y verdades de la hipnosis dirá: “la hipnosis es un estado de la mente en el que la gente puede entrar y salir con frecuencia sin necesidad de ser hipnotizado. Es como ir al cine y olvidarse del ruido de las palomitas, de la conversación de los otros y del runrún del aire acondicionado, porque la atención se centra en la película”. Así Lars nos da una pista para decirnos que al ver sus películas, nos sometemos a una terapia y a la vez, que no nos apiademos de los actos de Fisher, el protagonista, pues tendrá su propia consciencia.

 

Una curiosidad más es que Robert Fisher no es solamente el nombre de un psiquiatra, sino también tiene un referente en el cine. Más conocido como Bob Fisher, un autor de cine, teatro, ganador de un Emmy, escritor de: el caballero de la armadura oxidada. Su estrella está en el pasillo de las Estrellas de Hollywood, junto a otro gran escritor Harry Grey. Sí, Harry Grey es el nombre del asesino de la película del elemento del Crimen. Grey, en la realidad, fue uno de los novelistas más famosos de novela negra de Norteamérica; de hecho Sergio Leone, basaría su película Érase una vez America en el libro ¡Gángsters! (The Hoods, 1952). La película es una de las favoritas de Lars.

 

 

 

EPIDEMIA. Las bases del cine de Lars

 

En Epidemia, esta vez co-escribe la obra con Niels Vorsel, la película trata del proceso en que Lars y Niels intentan vender su película a un productor, con mucha prisa. En esa odisea que es la creación y producción de una película, se intercalan escenas del guión de la película que quieren vender, llamado Epidemic. El guión de la película que tratan de vender cuenta la historia de un doctor llamado Mesmer (protagonizado por Lars Von Tier); éste acude al campo a ayudar a la gente contra una epidemia mortal que no tiene cura.

 

Nuestros protagonistas viajan a Alemania para vender su producto. Mientras los días transcurren, todo aquello que escriben sobre la película sucede en la realidad. Lars y Niels quedan una noche para cenar con el productor, que desprecia su trabajo pues busca algo más comercial al estilo Hollywoodiense. Al final deciden quedar con un hipnotizador que va a hipnotizar una mujer para inspirarse y mejorar su guión, esto tendrá un desenlace aterrador.

 

Esta película no tuvo interés para el público, pero es una de las más relevantes en lo que a la función y obra de Lars se refiere, es la que define mejor su pensamiento:

 

Un tema central es la dificultad del proceso creativo de hacer una película:

La creación de la idea.

La odisea y su dificultad de producirla.

Las consecuencias sociales que puede provocar.

 

Aquí vemos indicios de la insatisfacción de Lars por la industria cinematográfica, como más tarde, en el 1995 la cambiará desde dentro creando el manifiesto del cine DOGMA95. También creará una alternativa a la producción: Zentropa, su propia productora. Hoy día es la mayor productora en los países escandinavos, y también la que ha dado más oportunidades a los directores jóvenes daneses.

 

Otro elemento, esencial en la obra y persona de Lars, es el Doctor Mesmer, personaje que interpretaría él mismo. Franz Antón Mesmer fue un médico Alemán que vivió entre 1734 y 1815. Fue un gran mentor, sobretodo de Mozart. Pero lo que nos conecta con la trilogía son sus estudios sobre el magnetismo animal o mesmerismo, que fueron los fundamentos del hipnotismo de Jaumes Braid. Es decir, Mermer es el creador de la hipnosis.

 

En su obra: Planetarum influxu in corpus humanum, decía que la influencia magnética de la luna y los planetas afectaba en diversas patologías. Tema que Lars retomará con Melancolía (2011). Mesmer, centró parte de sus estudios sobre todo en la histeria de las mujeres. Realizaba hipnosis a mujeres, para calmar su histeria, que según él, provenía de sus órganos sexuales (la imagen de su libro, es imitada en la escena de Epidemia, cuando los directores someten a una mujer a la hipnosis). Un dato curioso es que el Doctor Mesmer combinó las terapias de hipnosis con un vibrador magnético que colocaba en los genitales femeninos; éste se conocería como el primer vibrador de la historia. Más tarde, se descubriría que tal histeria, que era considerada como una epidemia entre las mujeres, en realidad no era más que una especie de depresión y frustración por su situación social. Esta relación de liberación o evasión de frustraciones con la estimulación de genitales, seria retomada más tarde en el 2012 en Ninphomaniac.

 

La Epidemia que se nos muestra en la película no es una enfermedad física, sino mental. Es un desencanto social que acaba aniquilando a todo el mundo. En la ficción Mesmer salva a la humanidad, pero en la realidad Lars no puede hacer nada. Esto nos muestra la enfermedad social y la función social del cine como terapia de la realidad.

 

 

EUROPA. El existencialismo judío. Realidad vs Ficción

 

Europa será la primera película producida por Zentropa, nombre del tren en el que trabaja el protagonista. Destaca por ser una película con una estética y alguna escena homenaje a Hichkock, con alguna trama que recuerda al trhiller. Pero en realidad está basada en la obra de América de Kafka. Lars le dará la vuelta a la obra: Kafka usa su protagonista para reflejar el antisemitismo europeo, las dificultades de la integración social y la hipocresía en la idea de libertad en Estados Unidos. Lars hace lo mismo para expresar la situación de Alemania tras la guerra mundial. La película, trata de Leo Kessler, un norteamericano de origen alemán, que viaja tras la Segunda Guerra Mundial para trabajar en los ferrocarriles Zentropa. En sus viajes en tren descubriremos las barbaries del Nazismo. Kessler vive con la esperanza de que las personas son buenas a pesar de las consecuencias de la guerra, intenta ayudar con lo que puede y justo en ese afán de ayudar se mete en la boca del lobo. Al final nadie queda impune de sus actos.

 

Lars deja de querer salvar a la humanidad para simplemente mostrarla, entrando dentro del existencialismo. Kafka tendrá mucha influencia en sus obras posteriores como en su Trilogía americana o incluso en su comedia El jefe de todo esto, que no es más que una parodia del Proceso.

 

En este caso la hipnosis es el recurso que utiliza para inducirnos en la película, hasta Europa y vivir en primera persona la historia de Kessler; De allí esta puesta en situación espació temporal y la cuenta atrás hasta llegar a Europa.

 

El nombre de Leo Kessler, es sacado de la ficción, de una serie de novelas bélicas de Charles Whiting, sobre los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Whiting es un ex soldado británico que sirvió en Francia y Alemania a finales de la Guerra Mundial. Más tarde iría a América donde se convertiría en profesor universitario y volvería a Alemania como el protagonista de la película, a buscar a su mujer. Lars mezcla la realidad y la ficción para crear sus obras, en forma de crítica y terapia social.

 

TRAS LA TRIOLOGIA

 

Tras la película Europa, Steven Spielberg quiere trabajar con él para un film sobre el nazismo, quiere hacer una tándem de directores judíos; pero coincide en el momento que muere la madre de Lars, la cual confiesa al joven director que su padre es Fritz Michael Hartmann. Lars aborta el proyecto, deja su familia y se hace católico.

 

Europa se convierte en su primera obra maestra, Lars es reconocido como uno de los mejores directores europeos, pero a la vez, uno de los más torturados, pues descubrimos que sus orígenes y que incluso en su engendramiento ya estaba predeterminado a ser quien es, pues como hemos dicho, su Madre y su padre eligieron a una Padre biológico, que tuviera unos orígenes nobles Daneses y artísticos. A partir de entonces, sus obras sufrirán múltiples parones a causa de sus depresiones. Aunque más tarde confesará que esas depresiones existenciales son su principal inspiración a la hora de hacer una película y que las usa como terapia personal. Irónicamente su desgracia se vuelve su inspiración, y lo convierte en uno de los directores más relevantes en la historia del cine contemporáneo.