Arte El reflejo de la Feria

El reflejo de la Feria

Fotografía: LEO SAPERE

TEXTO: MATTY DI MUNNO

 

Cuando llegué a aquel lugar las cosas que llamaban la atención eran infinitas. Estaba en medio de todo aquel popurrí de vías de tren flotantes, hot dogs, pistolas de balines y miradas de nómadas. Al principio pensé que lo único que querían era sobornarme para consumir en alguno de sus pequeños puestos. Estos tenían una característica única, estaban montados temporalmente ya que dentro de un mes desaparecerán de esta pequeña plaza siguiendo el rastro de sus dueños.

 

 

 

De hecho, si se comparara la escapatoria de la exhaustiva monotonía que efectúan estos seres, poco normales, pero no por ello peores, con los esquemas sociales que repite varias veces Renton en Trainspotting saldrían ganando. Viajan y salen de su zona de confort para cazar y nosotros como posibles presas caemos en las garras del lobero nómada quien únicamente quiere comer porque tiene horas de camino a la espalda. Además, se llevan lo que quieren a donde quieran que vayan y la pureza de sus ojos no se encuentra en cualquier sitio. No pretenden quedar bien con nadie porque no reconocen caras ni esquemas sociales, quizás por ello la sociedad hizo de ellos un lugar apartado, como Dios con Adán y Eva.

 

 

 

 

La única diferencia es que a los nómadas feriantes no se les da nada mascado y su propósito exige un poco más que el de los cristianos apostólicos, por ello son reducidos los miembros de esta tribu, la cual me parece cada vez más admirable. Los parentescos incluso se llegan a olvidar entre ellos, aquel que era mi abuelo en una época ya no sé quien es, dijo alguno de ellos en su momento. No tienen ataduras de tipo alguno, no sienten aquella extraña sensación de desesperación antes de coger un avión de vuelta a la ciudad la cual te obliga a pensar que mañana volverás a ver las mismas caras que veías hace dos semanas en el metro.

 

 

 

Están llenos de libertades de cualquier tipo y son en sí una conciencia conjunta de seres libres. Mantienen las costumbres mercantiles clásicas y se caracterizan por la equidad entre todos ellos. Es inevitable maravillarse al presenciar como hacen de un espacio reducido el lugar más justo del mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INSTAGRAM

WEB