Falso Gurú: la banda de rock que toca mientras sueñas es real

26/09/2017

Falso Gurú: la banda de rock que toca mientras sueñas es real
/
/
/
Falso Gurú: la banda de rock que toca mientras sueñas es real

Quien siga afirmando que el Rock está muerto, necesita un médico; pero aquel que todavía dude de la calidad atesorada por esta corriente en España, en todas sus vertientes, además de un doctor debería planificar unas vacaciones prolongadas a algún lugar recóndito bajo las aguas de conocidas islas del Pacífico.

 

Falso Gurú es una banda madrileña que viene a confirmar no solo a un género, sino también a una generación y al culto hacia la música, basado en el inevitable salto tecnológico diario que domina el Siglo XXI. La mente inquieta que maneja esta furgoneta sacada de un episodio de Scooby Doo, con los avances introducidos en el DeLorean que manejaba Marty McFly (‘Regreso al Futuro II’) en un 2015 alternativo, es Manuel Dapena. Este introvertido músico, artista, con dotes de químico experimental de la música, compone casi todos los temas que componen una sorprendentemente extensa discografía, a tenor de los apenas dos o tres años de vida de la banda. Sus viajes por Europa, por trabajo y estudio, a través de lugares pintorescos y dispares de la geografía griega y lituana, le han convertido en portador de un abanico de posibilidades musicales envidiables.

 

 

Junto a él, su hermano Víctor al bajoIsrael Gamboa en la batería, quien además es compañero de sus primeras incursiones serias en la música aferrados al siempre complejo Trash Metal; y un curioso admirador de esa época, Juan Carlos Andreu, a la guitarra.

 

Se consideran un grupo de rock alternativo, progresivo, metal e incluso de tintes pop (aunque un servidor les acerca más al indie que al pop). Pero lo que impacta de estos músicos es su innovación y trabajo a partir de sus propios recursos e ilusión. Todo lo que muestran lo diseñan ellos mismos, a partir de sus propias inquietudes, aptitudes y dotes artísticas. Desde las portadas de sus grabaciones como imágenes que simbolizan mensajes implícitos de sus canciones. Musicalmente, aunque queden muy lejos en el tiempo, traen recuerdos de bandas de culto tales como The Cars, Live, o incluso Jane’s Addiction. Además de intuírseles buena química de grupo y creencia en la pasión que transmiten sus melodías.

 

 

Hasta ahora han editado tres EP’s a través del portal bandcamp:

 

Don’t Believe the Hype’ (2013-2016), dividido en ocho cortes que abordan múltiples estilos, con bofetadas imponente tales como ‘Baile Ancestral’. Este tema con un estribillo (por llamarlo de alguna manera) pegadizo, un juego a dos voces fabuloso, e instrumentos sonando por doquier, es una muestra importante del potencial de estos artistas.

 

 

Prueba de Fe (+C-sides)’ (2017), donde se agrupan trece composiciones desglosadas en demos antiguas del grupo, e incluso se atreven a versionar, brevemente, clásicos como ‘After Hours’ de The Velvet Underground.

 

A caballo vamos pal’ monte’ (2017), que además de ser su última producción ofrece sus mejores canciones hasta la fecha, las más trabajadas, arriesgadas y, por qué no, candidatas a convertirse en clásicos propios de un futuro muy, muy cercano. Es difícil escoger una sola canción de las seis totales, pero ‘Nueva Luna’, además de contener un mensaje poco común en el poemario de la banda, muestra un riff pegadizo y poderoso, muy cercano, salvando las distancias, como es natural, a lo que supuso Radio Futura en los años 80 del siglo XX. E incluso a una banda que ellos mismos admiran como son los argentinos Soda Stereo.

 

 

 

Actualmente se encuentran inmersos en el proceso de composición y grabación de su próximo EP/LP, al que ya han titulado ‘La Radicalización’, en lo que parece ser una clara y directa declaración de intenciones. El propio Manuel asegura que este nuevo concepto pretende devolverles a sus inicios, pero sin perder ni magia, ni alegría –por el afán de divertirse tocando, que todo el mundo es conocedor de la escasa felicidad que atesora la música alternativa, en líneas generales. Aunque hay excepciones, por supuesto-, o el estilo novedoso personal que marca sus canciones.

 

 

Falso Gurú, a pesar de ser un grupo muy introvertido, al que todavía nadie ha visto actuar (¿no recuerdan a los primeros Gorillaz, tanto en marca propia como en ese halo de misterio?), son muy activos en las redes sociales. No solo en Facebook o YouTube, donde comparten grabaciones, demos y algún que otro experimento dentro del complicado mundo del vídeo musical, sino que también a través de Instagram ofrecen instantáneas de mucha riqueza y creatividad, algo que contrasta notablemente con su música.

 

Cuesta hacerse una imagen de ellos en la mente, basándose en lo escuchado y en lo apenas visto, pero cerrando los ojos no sería extraño imaginarlos en representación del diablillo que suele aparecer en el hombro izquierdo de cada persona ante cualquier encrucijada. Es decir, a la derecha un ángel con plumas y taparrabos, mientras al otro lado, sobre un escenario imaginario, unos músicos enmascarados interpretan canciones dispuestas a llevarnos hacia nuestro lado más salvaje de la vida.

 

"

Dani  García
Dani García

Artículos recomendados

Jaime Urrutia regresa a Palma el 5 de mayo para repasar sus grandes éxitos

Las apariencias engañan

María Zambrano: Las Sin Sombrero (I)

[VIDEO] Rata Market

WEBs recomendadas