/
/
/
IB TRASH, tu cadena amiga

Kita Senecal - 18/08/2016

IB TRASH, tu cadena amiga

Que la televisión en España es formidable lo sabemos todos. Cuando en 1925 el escocés John Logie Baird hizo las primeras pruebas para concebir este revolucionario invento, con toda seguridad estaba pensando en España. Porque aquí, desde que descubrimos que para divertirse hay otras cosas mas allá de hacer sonar la pandereta en las fiestas patronales o asesinar gatos a pedradas, podemos decir con la barbilla bien alta, que a día de hoy ya somos el cuarto país de Europa con mas canales nacionales en abierto, en total 33 (y eso sin mencionar las televisiones autonómicas) además, sustentamos el título de ser el quinto país del planeta que más televisión consume, con un fantástico promedio de 4 horas por persona, ¡toma!, ¡Campeooones! ¡Campeoones! ¡oe, oeee, oeeeee!.

 

El caso de IB3, es otra cuestión, en donde habría que hablar de la famosa excepción que confirma la regla. Quien tenga suficiente cuajo para pasar cuatro horas delante de semejante tormento, para nosotros, tiene el cielo ganado. Es público y notorio que nuestro canal local, es como el famoso billete de quinientos Euros, se sabe que existe pero pocos lo han visto, y es ya un hecho que si lo eliminaran de la programación, pasarían años antes de que alguien se diera cuenta de que lo han suprimido. Quizás alguien, en alguna ocasión, pasando revista con el mando a distancia, se ha topado con esta cadena y la ha observado unos segundos, más que nada para constatar que aún sigue existiendo aquel sentimiento tan español como es el de la vergüenza ajena.

 

 

Que la televisión, in yeneral, esta podrida no es ningún secreto. Amiguismo, enchufismo, cuñadismo, partidismo y botulismo son frecuente moneda de cambio. En este surtido Cuétara de irregularidades, la cadena de la que vamos a hablar a continuación no iba a ser menos. Bienvenidos a IB3 … ¿o era IB Trash?.

 

Los ideólogos de este espanto catódico se quejarán de su impopularidad, pero que el que pusiera la primera piedra de esta Televisión se encuentre ahora entre rejas, no es la mejor de las garantías... Pero bueno, vayamos con un poco de historia.

 

El Govern de Jaume Matas dio luz verde al proyecto el día de la Diada de ses Illes Balears, pero esta cadena no empezó a emitir regularmente hasta el año 2005, ubicando sus estudios centrales en el polígono de Son Bugadelles, en el municipio de Calviá, y en vista de como les va, posiblemente sobre un cementerio indio.

 

Con mucho sobre, mucho Cava y mucho entusiasmo, se dio el pistoletazo de salida a un festival de subcontratas a empresas privadas. Asi que empezaron a buscar personal dócil para trabajar en tan fastuoso proyecto. Amiguitos, amigotes, amigachos, parientes y periodistas de fin de carrera de una universidad de Madrid, católica, apostólica y del opus, fueron los primeros elegidos. El objetivo prioritario; manejar los informativos y el poder político que éstos ejercen. Lo de los contenidos... si vemos qué tal, ya lo iremos viendo.

  

 

Siguiendo el modelo Valenciano del pútrido canal 9 de Zaplana, un IB3 en pañales comienza a caminar, pero no al ritmo que se pretendía, parece ser que con tanto colocar a coleguitas y familares, nadie se entera de nada, y los requisitos a cumplir en las convocatorias públicas para acceder a la plantilla de a pie de este canal, ya los quisieran para si los directivos que se han colocado. Y como viene siendo habitual, los de arriba, con su complejo de inferioridad, siguen en la creencia de que a los habitantes de aquí aún no nos hemos sacudido el pelo de la dehesa y que no sabemos hacer la o con un canuto, por lo que finalmente, deciden recurrir a verdaderos “pofesionales”. Ordenan traer equipos que vienen en tropel de todos los canales autonómicos del País, el “desembarco del clan de la chufa” podría ser un buen ejemplo. Todos se encuentran encantados de venir a las isla a formar y adoctrinar al personal que todavía está un poco verde. En un principio parece una bonita historia, pero continuamos... En esas fechas, el gasto de esta, nuestra televisión, estaba estimado entre 50 y 60 millones de Euros anuales, según la directora de la cadena en aquel momento (más tarde imputada por el caso Palma Arena) asi que, si querían coger de referencia a canal 9, empezaban bien.

 

LA FAMILIA TRAPISONDA Y UNA TELE QUE ES LA MONDA

 

Nos encontramos en el año 2006 d.c. en la era del Emperador Matas, en aquellos días de vino, rosas, ligueros y Champagne, cuando vivíamos por encima de nuestras posibilidades y atábamos los puercos con butifarras. Para tener una televisión acorde a las circunstancias, llamamos al Equipo A. Así pues, vinieron por aqui a huronear los señores de Mediapro, Don José Luis Moreno (el ventrílocuo ese al que siempre le pegan y acaba pareciendo un expediente X)... También se unió a la fiesta el diplomático presentador Fernando Schwartz a aportar algo de glamour... ¿o era pladour?. La plana mayor al completo, pues como hemos dicho, se pretendía, imitar lo más posible la fórmula Valenciana de canal 9. En esos días parecíamos tener la misma televisión de “calidad”, igualita a la que nos pretenden vender ahora.

 

 

Pero ya desde el día de la misma gala inaugural, los problemas no se hicieron esperar. Al ventrílocuo del muñeco Rockefeller, lo sorprenden de marrón en la zona VIP del Casino de Palma con un vistoso fajo de 250.000 Euros en crujientes billetes de quinientos, listos para sobornar al ex alcalde de Palma. Alguien abrió el pico más de lo que debía, y el asunto terminó en un juicio, que finalmente quedó en un sospechoso “sobreseimiento provisional” aunque para entonces, el daño ya estaba hecho.

 

Le toca el turno a Fernando Schwartz , el diplomático, que habiendo cobrado unos honorarios desorbitados por sus siempre aburridas intervenciones en la cadena, de golpe y porrazo, no le renuevan contrato y lo echan de la cadena con cajas destempladas. Se dice que es porque no habla catalán, pero está claro que destituido el emperador Matas, el flujo de capital deja de manar de la fuente, y no va a poder ser tanto estipendio y tanto mamoneo, asi que barco, y a otra cosa.

 

Más ridículo fue aquel asuntillo de cuando la cadena se vistió de gala y nos hizo gastar 12 millones de Euros por los derechos de retransmisión del Campeonato Mundial de Fórmula 1 en “exclusiva” para Baleares. Con el slogan “Tenim sa fórmula” comenzó la maniobra de derroche publicitario, que si decorando los autobuses de la EMT para anunciarlo, regalando originales llaveritos del evento a la cohorte de diputados autonómicos, invitándoles a protocolarias presentaciones y opíparas comilonas festejadas a todo pasto en pos del fausto acontecimiento. A todo esto, en la cadena La Sexta y TV3,retransmitían la misma carrera, el mismo día, y en abierto, es decir, gratis, y en riguroso directo, mientras que aquí el evento deportivo lo retransmitieron en diferido y varias horas más tarde, cuando la gente ya conocía los resultados, y todo, porque a esa misma hora, el reverenciado tenista, Rafa Nadal, participaba en el trofeo Conde Godó y eso a la cadena de ninguna manera se le podía pasar. Estamos hablando de Nadal, y 12 millones de Euros es calderilla. Podríamos hablar de otros casos rocambolescos como el del Esqueleto de Catalina y otros, pero es que de seguir así, no acabaríamos nunca.

 

Sí amigos, se fueron todos y aquí nos dejaron tirados, haciendo historia, con El Casta, las cintas de VHS de Xesc Forteza compradas a precio de saldo, con la inefable Paquita Tomas Aka la Arguiñana Mallorquina, o Angy Fernández, ayer una cándida criatura, hoy una afamada cantante y actriz (que hasta salió hasta en Torrente 5), ¡ah!, y también un señor con sobrepeso disfrazado de mujer con tacones, peluca y gafas de fantasía del todo a 0,60, gritando cosas humorísticas con un forzadísimo acento local. Como les decía, Televisión de calidad.

 

 

TELE BLANDI BLUB

 

Hoy, esta cadena autonómica, con uno de los índices de audiencia más bajos del País y a la vista de los paupérrimos porcentajes de audiencia, que se mueven mas que un garbanzo en la boca de un viejo, el Govern Balear ha decidido recortar un 12% del presupuesto anual del que disfrutaban hasta ahora, para cubrir necesidades más apremiantes, como la renta básica, la educación o la sanidad, dejando a esta flácida cadena con 28,6 millones de euros, para que en años venideros puedan seguir jugando a las televisioncitas de Feber y tirándolos a la basura, como viene siendo habitual desde hace ya una década.

 

Pero debemos guardar la calma, sepan que la nueva dirección de este año, que es mú sabia y mú ilustrada, ya ha dado un volantazo para arreglar todo este desaguisado. Por lo pronto se han tomado medidas drásticas, nada más llegar, se han empezado a colocar refritos de programas de años anteriores, que sorprendentemente funcionan muy bien en las audiencias. Esto promete convertirse en algo parecido a “El día de la Marmota”, un bucle eterno, como un batiburrillo mix de pasado, presente y futuro televisivo, donde repondrán informativos del año 2005 para que estemos más tranquilos, o donde podremos ver una y otra vez, la receta de las sopas Mallorquinas de Paquita Tomás incluso cuando ella ya no esté entre nosotros.

 

 

Y es que desde lejos se ve venir aquella vieja máxima de Lampedusa del Gatopardo, “Cambiarlo todo para que todo siga igual” porque ademas, se nos ha puesto encima de la mesa el concepto “de no buscar audiencia, si no contenidos de calidad”, como dando por sentado con esta absurda contradicción, que sus contenidos son tan buenos y nosotros tan palurdos, que no merecemos tanta categoría.

 

¿Audiencia?, ¿calidad?. Pues ni lo uno ni lo otro oiga. Audiencia ya se sabe que no, y si por calidad, ellos entienden esos contenidos campurrianos, esas costosas series Blandi Blub siempre de prueba, ese ir a las playas con la alcachofa en ristre dando la tabarra a los bañistas, aquel molestar a señores mayores del agro preguntándoles como se secan las algarrobas en Marzo y cosas así, pues como que no lo vemos. Por no hablar de esos anunciantes de nivel y categoría tipo; “Talleres Bordoy, Le vendemos la moto, con cambio de aceite gratis, C/ Poima 135 (polígamo Can Valero)” o, “Lencerías el sueño de Arnau, Cuando un regalo hagas, en Palma con nuestras bragas. C/ Barón de Pinopar 69 bajos.” Pues, honestamente, no le encontramos la calidad ni por asomo.

 

 

Pero no se asusten, que no quede que por aquí no hay talento ni buenas ideas. Recientemente, la productora Mallorquina Backstage, ha estrenado un programa llamado “Trabajo temporal” con toneladas de famosos y que es récord de audiencia en su franja horaria en la TVE1. Es una buena noticia y otra mala. Se da la circunstancia, que anteriormente se lo habían ofrecido a IB3 y los directivos (como otras tantas buenas ideas que les ofrecen) no le vieron rentabilidad y decidieron rechazarlo de plano. Curiosamente estos magos del entretenimiento de IB3 les hicieron un favor, puesto que si el programa se hubiera quedado en esta cadena, no lo habría visto ni el Tato.

 

Para concluir, y vaya por delante, que respetamos el derecho que tiene esa gran masa de seguidores del 3,4% que elige IB3 como canal de referencia. En esta casa como potenciales televidentes, que sufragamos con nuestros impuestos los más de 28 millones de Euros (unos 5.000 millones de las antiguas pesetas que anualmente cuesta la broma) nos vemos en la obligación de criticar y reprender, no tanto pensando inocentemente, que tal vez tomen nota y hagan algo, sino porque no acabamos de entender... ¿qué les habremos hecho a esta gente, para que en casi diez años que lleva la cadena, no pongan fin de una vez por todas a este tormento que nos cuesta tanto dinero?.

 

Y es que nosotros somos de los que piensan, que es la misma cagada el tener una cadena como servicio público, pero sin público, que cagar en un servicio público y no tirar de la cadena.

 

Publicaciones Similares
11/08/2016
Acomodador, hay un friki en mi sopa (verano 2016). CÓMICS Y SERIES
25/05/2016
La Amazonia, en trance de extinción
30/07/2017
‘Spider-Man: Homecoming’: Peter Parker trae de invitado a Spider-Man
15/11/2016
Piedra, papel o tijera: Las 3 lecturas del poder después de Trump