/
/
/
Kimberly Marshall, una agente consular con mucha cultura

Antonio Carbonell Baranda - 02/04/2017

Kimberly Marshall, una agente consular con mucha cultura

Conocí a Kimberly hace unos años, cuando estuve trabajando en una oficina de comunicación. Me pareció una persona accesible, a pesar del peso del cargo, y aunque la diplomacia tiene ese rol de acercamiento a las instituciones y los medios, su sencillez, franqueza y simpatía fueron una baza para acercarme a conocerla un poco más. Siempre surge la pregunta de cómo acaba en esta isla. El amor por esta tierra está idealizado en su marido, mallorquín, políglota y casi diría renacentista, que lleva parte de las riendas de una empresa mallorquina. Me fascinó que escogiera como estudios universitarios la Filología Hispánica además de la Inglesa, apoyados en un Máster sobre la Literatura Española. No siempre ha trabajado en la administración pública, tiene un largo periplo en la empresa privada ejerciendo labores de consultora y redactora de subvenciones. Asumió este cargo tras haber sido la asistente de la anterior agente consular Amy Christiansen en el año 2014. No pude evitar hacerle unas preguntas que surgen de la curiosidad más comparativa y cultural. Ambos países tenemos estatus bien diferenciados y la asimilación de la cultura norteamericana forma parte de nuestra vida. Muy amablemente nos recibió en la Agencia Consular con sus preciosas vistas panorámicas de la Bahía de Palma.

 

 

¿Cómo era tu vida en un pueblo de Missouri?

Tuve una infancia muy feliz y guardo unos recuerdos magníficos de haber crecido en una comunidad muy unida.   Aunque es un pueblo pequeño – menos de 500 habitantes – la gente era (y todavía es) muy consciente del mundo exterior y comprometida con ayudar al prójimo.  Por ejemplo, mi abuelo y otros miembros de la comunidad organizaron la acogida de una familia de refugiados de Camboya, que escapaba de la guerra civil y sus secuelas en su país natal.  Les ofrecieron cobijo y comida, y mi abuelo le ofreció trabajo al padre en su empresa agrícola.  Vivieron en mi pueblo muchos años, hasta que los hijos se hicieron mayores y se fueron a la universidad.

 

Otro ejemplo de las ventajas de pasar la juventud en un pueblo pequeño de EE.UU. es la oportunidad de participar en todo tipo de actividades.  Desde muy pequeña, jugaba al baloncesto, atletismo y softball (parecido al baseball), fui cheerleader, tocaba el piano y más tarde el clarinete en la banda musical del instituto, cantaba en el coro y participaba en el “Consejo de Estudiantes” (un grupo de estudiantes semejante a un Parlamento que representaba al alumnado y hacía propuestas a la administración y profesorado).  Y por supuesto, estaban los Boy Scouts y Girl Scouts y campamentos de verano.  Independiente del nivel de habilidad, todos los niños tienen la oportunidad de formar parte de un equipo y probar un abanico amplio de actividades.

 

Los pueblos pequeños norteamericanos hacen mucho hincapié en trasmitir los valores más importantes a los jóvenes – el trabajo duro, la responsabilidad, la solidaridad, el servicio público, la importancia de la familia y de la sociedad.  Además, a pesar de las diferencias de ideologías políticas que puedan tener unos y otros, hay un ambiente compartido de patriotismo.

 

 

¿Por qué decidiste estudiar Filología Hispánica? ¿Tenías algún vínculo con España?

Me ha encantado leer desde que era muy pequeña, y de hecho hice una doble carrera en Filología Hispánica y Filología Inglesa.  Aparte de mi fascinación por la literatura, siempre tenía mucha curiosidad por saber cómo se vivía en el resto del mundo.  Quería aprender otro idioma y poder utilizar esa habilidad para conocer otras culturas.  Hice una parte de mis estudios en México, y me interesaba mucho la historia de ese país y otros de América Central y América del Sur, sobre todo cómo se desarrolló la colonización de estos lugares (y la parte del Oeste y Suroeste de los EE.UU.) por los españoles en comparación con los asentamientos de los anglo-sajones en América del Norte.

 

¿Qué es lo que más te gustó del Máster en Literatura Española? 

Yo creo que de lo que más disfruté fue de la gran ayuda y ánimos que nos daban los catedráticos a los alumnos de postgrado.  Escucharon nuestras ideas con mucho interés, y nos daban la confianza para creer en nosotros mismos.  El programa del cual formé parte fue la primera etapa de un programa doctoral, y los profesores nos ayudaron a enfocar nuestros intereses hacia una futura tesis doctoral.  Aprendimos a expresar nuestras ideas en el mundo académico, preparar artículos para su publicación en revistas profesionales y dar conferencias sobre nuestras especialidades. Los estudiantes de postgrado en EE.UU. ayudan a dar clases básicas al alumnado que hacen Licenciatura, así que otra faceta muy bonita del Máster fue dar clases de español a los alumnos de la Universidad.

 

Dinos algún autor clásico que te guste y qué lecturas recomiendas para la mesita de noche.

Me encanta Cervantes y su genial habilidad para insertar un humor inteligente y agudo en una obra literaria maestra.  Hay pocas muestras de la literatura que lleguen a la altura de Don Quixote.  Un ejemplo de éstas sería la obra de Shakespeare.  Mi tesis doctoral se hubiera enfocado en una comparación del teatro del Siglo de Oro español como las obras de Lope de Vega con el Golden Age Theater de Shakespeare en la época isabelina inglesa. 

 

Sin embargo, para la mesita de noche siempre van bien las novelas de intriga o misterio, como Gone Girl de Gillian Flynn o cualquier cosa de Agatha Christie.  ¡El único problema es que enganchan tanto que puedes estar leyendo hasta bien entrada la madrugada, como yo!.

 

 

 

¿Existen diferencias entre los sistemas educativos de ambos países?

La universidad en España (y en Europa en general) es mucho más asequible que en EE.UU.  Aquí, la universidad es prácticamente gratis, algo que veo muy positivo.  En EE.UU., muchos alumnos tienen que compaginar los estudios con el trabajo, aunque eso les enseña desde el principio a gestionar bien su tiempo y sus finanzas.  Al mismo tiempo, hay un buen sistema de financiación en EE.UU. para la universidad a través de préstamos estudiantiles con muy bajos intereses, becas, ayudas del gobierno, etc. 

 

Por otra parte, una ventaja que ofrece el sistema educativo en EE.UU. es dejar que los estudiantes escojan su carrera más tarde que en España.  No hay que elegir entre Letras y Ciencias con 13 años, ni mucho menos.  De hecho, los primeros dos años de la universidad consisten en cursos básicos que todos deben hacer, una selección de clases de literatura/lengua, matemáticas, ciencias, historia y ciencias sociales, a fin de que cada alumno tenga una base sólida para cualquier carrera y para la vida.  Eso sí, las especialidades más técnicas requieren más tiempo de estudio luego, mientras aquí se puede acabar una carrera como Derecho o Medicina bastante más rápido, porque se han hecho ya los cursos para la especialidad desde el primer año.

 

Los dos sistemas tienen sus pros y contras.

 

Imagino que como en España con el andaluz, el gallego, el madrileño, ¿existen giros del idioma en USA?

¡Y tanto!.  Estudié lingüística como parte de mi carrera en filología, y es fascinante observar las mil influencias y confluencias que existen en el desarrollo de los idiomas.  Los estadounidenses del norte hablan con una pronunciación o acento completamente distinto de la gente, por ejemplo, del Medio Oeste o del Sur, donde se extienden más las vocales.  En los estados más cercanos a Canadá como los de Dakota o Minnesota tienen un acento que se aproxima bastante al canadiense.  A veces también influye la etnia o la comunidad, como los giros propios de algunas comunidades afroamericanas o el acento ligeramente latino de los hispanoamericanos, o la pronunciación con la distinta influencia del italiano de los italoamericanos, observada sobre todo a principios del siglo XX.  Incluso entre estados y dentro de cada estado a veces hay una pronunciación propia de esa zona, algo como los giros que existen entre el mallorquín y el ibicenco o entre el acento o vocabulario de un residente de Sa Pobla y uno de Sóller. 

 

¿Qué vínculos culturales desarrolláis entre USA y Baleares en esta agencia consular?

Apoyamos los vínculos culturales que unen Estados Unidos y España, y sobre todo EE.UU. y Baleares.  Quizá el más conocido es la figura de San Junípero Serra, cuyo aniversario de nacimiento y canonización se celebraron hace poco, pero hay muchísimos más lazos históricos que compartimos.  Por ejemplo, la isla de Menorca tiene una larga historia de asociación con el pueblo norteamericano.  El puerto de Mahón sirvió como base para el Escuadrón Mediterráneo de EE.UU. durante el siglo XIX y allí se entrenaron muchos “cadets” antes de establecerse la Academia Naval Estadounidense en Anápolis, Maryland.  Un número importante de marineros norteamericanos perdieron la vida ayudando a defender la isla de los piratas bárbaros, y están enterrados en un cementerio anglo-americano en el Puerto de Mahón.  Además, el primer almirante norteamericano fue David Glasgow Farragut, hijo de menorquines de Ciutadella.  Cada año, hay una celebración conmemorando estos eventos en Menorca.  Incluso mucho antes de estos acontecimientos, un grupo de menorquines emigraron a la Florida en el siglo XVIII para asentar el pueblo de Nueva Smyrna, y más tarde se unieron al pueblo de San Agustín.  Pude aprender mucho más de esta historia compartida durante un viaje en compañía de amigos menorquines a San Agustín para la celebración de su 450 aniversario.

 

Las iniciativas educativas y culturales que unen Baleares y EE.UU. han continuado hasta hoy en día. Por ejemplo, el año pasado, asistí a la presentación del libro del Archivo Municipal de Palma La Musa i la Mar, que incluye la contribución de los escritores, artistas, músicos y pintores estadounidenses a la cultura de Mallorca a lo largo de la historia, y hemos referido el libro a muchos de nuestros residentes interesados en el tema.  Nuestro último embajador hizo mucho hincapié en celebrar los pintores españoles y norteamericanos a través de su proyecto “Arte en las Embajadas”.  Aquí en Mallorca inauguró una exposición compartida de la Fundación Miró y la Fundación norteamericana Josef Albers.  Desde la Agencia Consular y nuestra Embajada, apoyamos proyectos educativos y damos charlas a los colegios de Baleares sobre varios temas, desde los estudios universitarios en EE.UU. hasta la historia y cultura de nuestro país.  Hace unos meses asistí a la inauguración de la academia de Rafael Nadal, llamada la American International School of Mallorca, que contará con un currículum académico norteamericano.

 

 

 

Foto: Alberto Vera (El Mundo)

 

¿Cuáles son vuestras principales tareas?

La Agencia Consular ofrece servicios consulares a los ciudadanos norteamericanos residentes y visitantes de las Islas, como servicios de pasaporte, solicitud de nacionalidad y pasaporte para los bebés o servicios notariales.  También nos dedicamos a ayudar a resolver los problemas que puedan experimentar nuestros conciudadanos – una emergencia o crisis como una hospitalización, un robo u otro tipo de crimen, detenciones, fallecimientos…La verdad es que el trabajo es muy variado, pero nuestro objetivo fundamental es servir y proteger a los ciudadanos estadounidenses en nuestro distrito consular.

 

Cuéntanos alguna anécdota destacable que te haya ocurrido siendo agente consular

Nada más ser nombrada Agente Consular, al cabo de un mes y medio, nos notificaron que llegaría de visita un portaaviones y destructor norteamericanos al Puerto de Palma.  Aunque nuestra Oficina de Defensa de la Embajada en Madrid se encarga de todos los aspectos de las visitas militares a los puertos españoles, asistí a una recepción que se ofreció a bordo a las principales autoridades de Baleares.  El día anterior los buques habían llegado en la mitad de una tremenda tormenta, y la pobre tripulación ni siquiera pudo bajar a tierra por el oleaje.  Las aguas se habían calmado algo el día de la recepción, pero aún así el embarque de las autoridades al portaaviones fue delicado, y se sentían las olas incluso en un buque tan enorme.  ¡Pero los invitados aguantaron de forma valiente!  La experiencia nos subrayó el tremendo sacrificio de los militares, que se enfrentan constantemente al peligro, incluso en las maniobras diarias.

 

Recomiéndanos una peli y un disco

Pelis: Shakespeare in Love y The Empire Strikes Back

Disco: El pasado día 18 de marzo falleció Chuck Berry, quien como yo fue de Missouri, así que recomendaría Los Greatest Hits de Chuck Berry, que además es una muestra de su tremenda contribución al mundo de Rock & Roll.

"

Publicaciones Similares
05/01/2016
TONI NIEVAS
28/06/2016
Entrevista a Salvatge Cor
12/07/2016
Enriqueta Llorca o Escafi y Fosca
19/03/2016
Rachel Zylstra, The Tacit Turn (english version)