La fotografía nupcial de Helena Palao

La fotografía nupcial de Helena Palao

La fotografía de boda es un concepto del que muchos fotógrafos huyen o repudian como si fuese la última carta de la baraja, la que da de comer, cuando se dan cuenta de que no todo el mundo tiene la posibilidad de triunfar en los conceptos que ha desarrollado de forma artística. Este apasionante mundo nupcial es una posibilidad única de convertir un día especial para unos enamorados en un documento con un alto valor estético. El esfuerzo reside en cada artista para llevar a ese nivel la fotografía de boda. La fuerza de las imágenes tienen ese pulso periodístico de reportaje social. Los encuadres tienen velocidad y es necesario apostar fuerte por un buen artista del retrato.

 

 

Según El Mundo, este sector factura anualmente una media de 1246 millones. Más de 40 millones de parejas se casan por todo el mundo anualmente, lo que da una idea del exponencial crecimiento de este negocio ligado al arte y los sentimientos. Esas imágenes perduran en los hogares como un relativa galería de arte que da visibilidad a los artistas y perpetúa esos instantes en la retina y en la piel.

 

 

Nuestra artista de hoy es Helena Palao, una inspiradora yeclana (Murcia), que llegó a Mallorca hace unos años y ha hecho de la fotografía nupcial su oficio y beneficio para el disfrute de los mortales que quieren tener su trocito de vida enmarcada en la pared. Con una agenda repleta de reservas se ha convertido en una de las privilegiadas que puede afirmar que vive de esto, gracias a su naturalidad y frescura. Con unas imágenes limpias y llenas de amor que transmiten su pasión a la vez que aborda un lenguaje singular que eleva el retrato a la ensenada de Eros.

 

 

Siempre dispuesta y bromista. Irónica y segura de sí misma hemos compartido unas palabras con ella en donde nos explica sus procesos y análisis del mundo laboral que la rodea.

 

¿Cómo acaba una chica como tú en un lugar como este?

Por trabajo. Mi marido y yo vivíamos en Brighton, Inglaterra. Él empezó a trabajar en una empresa que al poco tiempo lo trasladaron a Palma.

 

 

¿En qué momento de tu vida decidiste que la cámara iba a ser tu pasión y tu herramienta de trabajo?

Desde muy pequeña he ido con una cámara en la mano. No fue hasta segundo de bachillerato cuando tuve que escoger entre estudiar Historia del Arte o Fotografía. Me decanté por la segunda opción, que era la que más me gustaba

 

 

Eres fotógrafa de bodas, una profesión en auge y con mucho intrusismo, ¿Qué crees que te puede diferenciar del resto de opciones?

En primer lugar mi trato al cliente, que es personalizado. La naturalidad de mis fotografías, siempre intento huir de los posados forzados. Me gusta reflejar a cada pareja tal y como es, por lo que siempre busco lugares nuevos. Mi nivel de involucración, cada boda es diferente y me gusta conocer todos los detalles. Solo reservo un evento por día, así puedo centrar toda mi energía. Por otro lado, la presentación de mis entregas, con un packaging cuidado y moderno.

 

 

La naturaleza está muy presente en tus fotos, ¿qué relación tienen con el contexto de tu fotografía?

No me gusta encerrarme en un estudio, poner focos, planear la luz para cada foto. Prefiero salir a la naturaleza y captar su luz. Por ejemplo utilizar una rama de un árbol, una flor, jugar con la forma de un camino o incluso usar el horizonte para centrar a la pareja. Viviendo en Mallorca hay muchos escenarios que nos brinda la naturaleza.

 

 

¿Cómo preparas cada boda? ¿Son todas diferentes o llega un momento en el que se realizan de forma mecánica?

Para mi cada boda y cada pareja es diferente, por lo que prefiero conocerlos bien para saber todos los detalles. Así puedo planear mejor el evento, quien no puede faltar en la foto, quien es importante. Es importante tener buena relación con la pareja, crear un vínculo. Sin olvidar que es un día muy importante para ellos y hay muchos sentimientos a flor de piel.

 

 

Has realizado bodas en diferentes partes de España, lo que te convierte en una fotógrafa muy solicitada. Cuando aceptas esos trabajos imagino que tienes una gran responsabilidad. ¿Te ves viajando por el mundo con tu proyecto?

Sí, es una gran responsabilidad. No hay margen de error. es un día que no se repite. Mi idea es hacer bodas, pre y post bodas y sesiones por todo el mundo.

 

 

¿Cuál es tu formación y qué equipo utilizas?

Estudié fotografía en la Escuela de Bellas Artes de Orihuela, Alicante. Me gusta renovarme, por lo que cada tiempo me gusta asistir a un workshop o realizar cursos online. Actualmente estoy realizando un curso online de Lightroom impartido por Álvaro Sanz. El año pasado realicé un workshop de fotografía New Born.

Mi equipo es Nikon d7100, Flash SB 700, Objetivo 50 mm, 18-55 mm, 70-200 mm y un millón de tarjetas de memoria.

 

 

Preboda, boda, postboda ¿Hay exigencias de parejas a las que hayas tenido que decir NO? ¿Propones las sesiones de fotos o vienen las parejas con las ideas muy claras?

Hay de todo. Hay parejas que tienen muy claro lo que quieren y hay otros que me dan más libertad de decisión.

 

 

 

¿Hay buen rollo entre los compañeros del gremio? ¿Crees que existe un buen nivel de fotografía en Mallorca?

Sí, en general hay buen rollo entre los que trabajamos en el mundo de las bodas. Hay mucho nivel. Los profesionales tienen cada vez más cultura visual y busca algo en concreto por lo que hay que estar al día de las nuevas tendencias en el mundo nupcial.

 

 

¿Qué te hubiese gustado ser sino hubieses sido fotógrafa?

Me hubiese gustado ser Guía de Museos y explicar las obras.

 

 

WEB

INSTAGRAM

TWITTER

FACEBOOK

"