La vida es eso que pasa mientras tú haces otros planes

18/03/2017

La vida es eso que pasa mientras tú haces otros planes
/
/
/
La vida es eso que pasa mientras tú haces otros planes

Nunca creí en los arrepentimientos, en los errores o las “malas elecciones”, ¿por qué son malas? Si lo elegimos fue porque era lo mejor en su momento, o quizá no era lo mejor, pero seguro que era lo que nos hacía más felices, de eso no tengo duda. Pero el tiempo pasa, y no nos damos cuenta hasta que lo que pasa no es tiempo, sino mucho mucho tiempo, te ves igual, haciendo lo mismo, rodeado por las mismas personas… ¿Es realmente así? Seguro que no. Me juego lo que quieras a que en ese tiempo, meses, quizá años, en los que afirmas que todo está igual, que cada segundo de tu vida va a acompañado de la palabra rutina (¿monotonía quizá?), ni siquiera un día se asemeja a otro.

 

No está todo perdido, de hecho no está nada perdido. Recuerda que aun tienes todo el tiempo del mundo. ¿Con qué debes quedarte? Quédate con todo, con lo bueno que te recuerde quién eres y porque estás donde estás, quédate con lo que te hace sentir, simplemente sentir. Con lo que te emocionaba solo de pensar en ello y repítelo, repítelo hasta que te deje de sacar una sonrisa, y te saqué miles, hasta que tengas tan claro lo que te gusta y te hace feliz que cuando se presente la ocasión no necesites ni pensarlo. Quédate también con lo malo, lo que cambiaste por lágrimas y por noches sin dormir, por conversaciones contigo mismo que nunca llegaban a una conclusión, por las duchas eternas en las que parece que no vas a salir hasta que no tengas la solución a todos tus problemas. Dime ¿hoy también piensas que eran problemas? Seguro que no, a veces necesitamos un poco de “problemas” para cambiar de camino y coger el adecuado, para empezar a construir nuestra verdadera historia. En ocasiones vienen bien las duchas de agua helada durante una temporada para que seamos nosotros los que hagamos que vuelvan a ser calientes.

 

Para empezar tú no eres el mismo, has cambiado, y no solo eso, has mejorado. Has aprendido y desaprendido, que aunque no lo creas es casi igual de importante y necesario. Has crecido, tu visión ahora mucho más amplia, mucho más nítida. Has perdido. Seguro, no te lo voy a negar, aunque recuerda que nunca se pierde lo que no se necesita. Pero sobre todo has ganado, todo te ha hecho más fuerte y más inteligente. Aunque ahora la percepción de tu mundo esté demasiado oscura para poder avanzar, para poder arriesgarte, dar el salto que necesitas o bien el cambio de dirección de tu vida, no olvides que siempre has ganado. Decidas lo que decidas hacer tú ya has triunfado, el hecho de darte cuenta de que algo no iba bien y tener la valentía de enfrentarte a ello te convierte en vencedor, y créeme que no todos llegan hasta aquí. Es mucho más fácil continuar con lo cómodo y a lo que estamos acostumbrados, es más sencillo pasar desapercibido ante los demás, ante nosotros mismos, pero esto no dura eternamente porque a la larga vivir así, si de verdad podemos llamarlo vivir, en lugar de llenarte te va vaciando; y darte cuenta de ello es una de las peores torturas para la mente.

 

Quiero decirte que aquella no fue una “mala elección”, simplemente fue la elección correcta para la persona que fuiste, pero no para aquella en la que te has convertido. Porque ahora ya no puedes conformarte con eso, con algo que ha dejado de llenarte, de motivarte, con algo que te está impidiendo crecer y llegar a dónde realmente quieres estar, algo que no te hace feliz.

 

Ahora toca escoger otra carta, o por qué no, jugártelas todas. No te puedo asegurar que la elección de ahora sea la definitiva, pero si no lo es, será una señal de que vas cambiando, aprendiendo y progresando. La que quizá en un par de años vuelvas a ver como errónea, siempre te habrá ido conducido a una mejor, la que te haga ser quien eres, has sido y serás. Todo llega a su tiempo. Y si llega ahora, el momento es ahora.

 

 

Más textos de Laura en su BLOG

Laura Burgos
Laura Burgos

Artículos recomendados

2008. La ilusión ha muerto

¿Jubilarse para cuándo?

Acomodador, hay un friki en mi sopa (abril - mayo 2016)

Las manías nos delatan