Las Sinsombrero

Las Sinsombrero

Las Sinsombrero es el nombre por el cual se conoce a un grupo de artistas y pensadoras españolas pertenecientes a la Generación del 27, nacidas entre 1898 y 1914.

 

El nombre responde al gesto de quitarse el sombrero en público que protagonizaron Maruja Mallo, Margarita Manso, Salvador Dalí y Federico García Lorca en la Puerta del Sol de Madrid, durante un día de los años 20.

 

Maruja Mallo lo explicaba así "Un día se nos ocurrió a Federico, Dalí, a Margarita y a mí quitarnos el sombrero porque parecía que estábamos congestionando las ideas, mientras atravesábamos la Puerta del Sol, nos apedrearon llamándonos de todo".

 

 

En plena dictadura de Primo de Rivera, el gesto de quitarse el sombrero les convirtió en rebeldes, especialmente a las mujeres. Para ellas era como prescindir del corsé de la época y por tanto no conformarse con el papel de esposa y madre.

 

La mayoría de ellas residieron, estudiaron y desarrollaron su actividad artística en Madrid. Estaban abiertas a nuevos conceptos de modernidad y a las corrientes de vanguardia provenientes de Europa, aunque también recuperaron la tradición popular. Con su actitud rompedora y abierta, su compromiso con el tiempo y la realidad social, transformaron el panorama cultural y artístico de la España de entonces.

 

Aunque desarrollaron una actividad constante y destacada en campos como la escritura, la pintura, la escultura, la ilustración o la filosofía, la gran mayoría han quedado al margen de las antologías, manuales de arte y la literatura de nuestros días. Son ejemplo de espíritu rompedor y modernidad. Reivindicaron su papel intelectual, sobre su figura y la vida cultural que les rodeaba.

 

 

Muchas de ellas aparecen en publicaciones de la época haciendo reseñas sobre libros, opinando sobre arquitectura y formando parte de una ajetreada agenda social. Es así como consiguen que se les empiece a denominar "escritoras", "autoras", "pintoras", etc.

 

De personalidades fuertes e independientes, comienzan a hacer suyo un espacio que hasta entonces había estado reservado a los hombres. Se representan en grupos con looks modernos, intelectuales e incluso fuman en público. Les unía la lucha común contra una sociedad que las rechazaba y ninguneaba en gran medida. Los centros de encuentro fueron escenarios comunes para ejercer la unión y la defensa, algunos eran compartidos con sus compañeros de generación, como los espacios de intercambio cultural, como la Revista de Occidente o La Gaceta Literaria.

 

 

El contexto histórico de las Sinsombrero engloba la dictadura de Primo de Rivera, la Segunda República y la Guerra Civil. Tras perder Cuba, Filipinas y Puerto Rico, España se sumergió en una gran crisis económica que propició cambios políticos, económicos e intelectuales. Estaba inmersa en una corriente antifeminista que señalaba la desigualdad de sexos, la debilidad del género femenino; la sociedad patriarcal pretendía frenar la aparición de una nueva mujer Europea, que había conocido la autonomía durante la Primera Guerra Mundial, forzada a asumir el lugar del hombre que marchaba al frente. Aparecen movimientos feministas y sufragistas, aunque en España este proceso se consolida durante la Segunda República en 1931.

 

Las Sinsombrero se presentan ante la sociedad y conquistan también el mundo artístico. La Guerra Civil truncará el camino y su desenlace supondrá largos exilios para estas mujeres, que encontraron en América y Europa su nuevo espacio. Las que se quedaron en España sufrieron represalias que comprendían la cárcel y en algunos casos, en otros la muerte.

 

Algunas de ellas son, Maruja Mallo, pintora; Rosario de Velasco, pintora; María Zambrano, filósofa; Marga Gil, escultora, ilustradora y poeta; Josefina de la Torre, poeta; Rosa Chacel, escritora; María Teresa León, escritora; Ernestina de Champourcín, poetisa; Concha Méndez, escritora; Ángeles Santos, pintora y artista gráfica; o Margarita Manso, pintora.

 

Semana a semana iréis conociendo la vida y obra de algunas de estas grandes mujeres...