/
/
/
[ENTREVISTA] Nelson Valenzuela, redoble del nuevo metal

Dani García - 07/02/2017

[ENTREVISTA] Nelson Valenzuela, redoble del nuevo metal

“El rock & roll ha muerto”, decía Lenny Ktavitz en el estribillo de uno de sus mayores himnos acompañado por un inolvidable riff de guitarra, anunciando con sarcasmo a todos los instigadores que esta vertiente musical enterraría a cualquiera antes de ver su nombre en una tumba.

 

Echando un vistazo al panorama musical de los últimos treinta años se puede comprobar que el rock, heavy, metal, black, trash, o cualquiera de las ramas que componen el árbol de este estilo musical, son la marca oficial de la constancia, así como de perennidad. Pocos exponentes de la música llamada “comercial” pueden constatar una durabilidad mayor a tres años. Es un síntoma perfecto para demostrar que Lenny Kravitz sabía muy bien lo que decía, con maravillosa ironía.

 

Hace apenas dos años, unos amigos de Coslada, municipio de Madrid, sacaban a la luz un álbum llamado ‘Noctem Diaboli’ con el nombre elegido para su banda: Débler. Era un proyecto arriesgado, ya no solo por ser parte del “maldito” rock, sino por un estilo que ellos mismos definen como “Metal Sinfónico”. Esto suele asustar al público, en general, dado que es un tipo de música para unos seguidores muy concretos. Pero llegado el momento de mostrarse ante el espectador, demostraron que aquello no era más que un sello obligatorio, porque sobre un escenario son mucho más. Muchísimo, realidad.

 

 

Débler ama su música; ama el directo; y, sobre todo, cree en su trabajo duro. No importa si frente a ellos solo hay treinta personas –las han tenido-, o quince mil –que también las han tenido-, porque disfrutan sobre el escenario, atrapan a los amantes de su música y a los que no les conocen. Novios y novias que acuden a sus conciertos, como acompañantes de sus parejas, han quedado atrapados por su carisma, su potente directo, y su energía. A quien no lo crea, le retamos a que nos lleve la contraria acudiendo a uno de sus shows.

 

Nelson Valenzuela es un joven de 25 años, batería desde hace más de diez años. Comenzó a darle a las baquetas casi por casualidad, aunque con el tiempo ha acabado siendo un músico de talento, didáctico, muy técnico y metódico como pocos dentro de su profesión. Formó Débler junto a sus amigos, los gemelos Alex (guitarra) y Sergio (bajo) García, y Dani Fuentes (violín), a quienes se unió más tarde Ruben Kelsen (cantante).

 

 

 

Los cinco decidieron dar forma a un sueño en el que nadie suele creer, pero que han demostrado con sangre, sudor y lágrimas que puede hacerse real. En este 2017 sacarán a la luz su segundo trabajo, ‘Somnia’, producido por Txus di Fellatio, alma de la legendaria banda española Mago de Oz, y uno de los mayores referentes de esta joven banda. Han decidido mostrar sus cartas, sacando su talento a relucir, muy dispuestos a demostrar al universo del metal, además de al de la música en general, que lo suyo es algo merecido, fruto de un trabajo duro, donde nadie les ha regalado nada, ni ha sido todo lo fácil que se pueda pensar. Atrás empiezan a quedar los viajes en furgoneta para llegar a pequeñas salas de España, donde tenían que acabar poniendo dinero para tocar, acabando incluso perdiendo dinero. No se rindieron, por eso ahora empiezan a recoger el fruto de ese esfuerzo, sabedores de que todavía su camino no ha hecho más que empezar.

 

 

 Nelson sabe de dónde viene, por ello sigue regalando su talento y conocimiento en la escuela de música de Coslada, Solmusic, donde algunas tardes se le sigue pudiendo ver ofreciendo sus clases de batería, trabajando con niños que casi ni pueden con las baquetas, pero a los que insiste en la idea de creer en uno mismo, y del esfuerzo. Todo mientras el panorama musical espera con ansia su nuevo disco. Las lupas del rock están ahora observándoles, pero no tienen miedo.

 

Así es Nelson Valenzuela, el batería de la nueva generación del metal en España. Hecho a sí mismo con constancia y dedicación.

 

 

Revista Antrópika: Habéis pasado en muy poco tiempo del anonimato, si exceptuamos los más fieles de vuestra localidad, Coslada, a tener fans por todo el territorio nacional, Latinoamérica, e incluso en algunas zonas de Europa. ¿Cómo se digiere el pasar de la noche a la mañana de tocar ante veinte personas a hacerlo ante diez mil?

 

Nelson Valenzuela: Lo primero de todo, ¡hola a todos  los lectores de Revista Antrópika!, un placer mostraros un poco de las entrañas de Débler y de mi vida como músico. Contestando a la pregunta, en algunos casos este tipo de situaciones suelen elevar el ego por encima de la valía real del músico pero a nosotros solo nos afirmó hacia dónde tenemos que apuntar nuestro trabajo y que vamos a dar el 2.000% para llegar a mantener ese público disco tras disco.

 

RA: Al contrario de lo que pueda pensar la gente, vuestra historia está llena de humildad y entusiasmo, pero, sobre todo, de talento. Nadie os ha regalado nada.

 

NV: Efectivamente nadie regala nada, todo lo contrario, nos ha tocado currar con algunos individuos que se las daban de profesionales,  y de consagrados, pero que en realidad carecían justo de lo que presumían. “Músicos” que al ver que tu proyecto está funcionando más que su banda de décadas de fracasos te acusan de niñatos ilusionados y te soltaban frases como “el panorama del metal español está muerto, ni os molestéis”. Afortunadamente, nosotros hemos seguido nuestra filosofía y seguramente eso supuso que Txus (Mago de Oz) se fijara en  nosotros, y decidiese así trabajar con nosotros sin afán lucrativo.

 

 

 

RA: Nuevo disco, nuevas canciones ¿Habéis sentido presión a la hora de grabar en un estudio con profesionales establecidos, o simplemente se ha cambiado el dónde sin cambiar el cómo? ¿O ha sido un poco de cada?

 

NV: La presión ha sido altísima en cuanto a grabación y composición. Estando en el mejor estudio de metal en España, con Txus al otro lado de la pecera escuchando mis tomas… Sabiendo, además, que es un disco con el que todos los medios y el público esperan un relevo generacional, va a poner todas las críticas sobre tu trabajo. Eso hace que sea una labor con una exigencia estratosférica.

 

Hay una anécdota sobre el segundo día en “Cube Studios”: tras el primer día sonorizando la batería llegaba la hora de grabar (además, yo era el primero de los 5), solo descanse una hora para comer y luego continúe con las grabaciones que se asemejaban a operaciones quirúrgicas  por la exigencia técnica. Al salir del estudio, viaje hacia Móstoles para tocar ante 12.000 personas en una batería que no es la tuya y con una responsabilidad a la que no había estado sometido antes. Lo reconozco, tuve que meterme 2  latas de “Monster“(bebida energética, que quede claro) para aguantar el día.

 

 

RA: ‘Somnia’, vuestro segundo álbum, saldrá en breve. De hecho ya ha sido presentado en el Hard Rock Café de Madrid, con muy buenas críticas de gente especializada como Rafa Basa o Mariskal. ¿Ha sido un disco nacido a partir de la oportunidad de trabajar a lo grande, o fue concebido mucho antes?

 

NV: Sí, la verdad es que las críticas superan las de nuestros sueños. Que medios de prensa de semejante nivel te digan en la intimidad que la banda tiene potencial para llegar lejos, alienta aún más.

 

La elaboración de ‘Somnia’ fue concebida antes, a Txus le conocimos al elegir los estudios Cube de Madrid. Él estaba grabando ‘Si dios está en todas partes, fuego a discreción’ de Bürdel King, cuando Flor, el técnico de Cube, le dijo “Escúchate el ‘Noctem Diaboli’ de Débler, son unos chicos que van a grabar aquí en Septiembre, te van  a gustar. Y parece ser que acertó.

 

RA: ¿Habéis podido seguir siendo fieles a vuestro estilo, trabajando con vuestras ideas, con la compenetración entre vosotros como máximo aliado, o habéis tenido que cambiar muchas cosas por consejo de “los mayores” que han colaborado en la grabación del disco? Así mismo, ¿habéis contado con instrumentos nuevos/aportados o habéis grabado con los vuestros propios?

 

NV: Pues sinceramente íbamos un poco acojonados porque teníamos muy claro la intención de las canciones, el sonido y el plano que tenía que tener cada instrumento, y ha habido mucha lucha con Txus y Flor por traernos ideas nuevas a temas que ya veíamos 100% gestados, pero cuando lo ves con perspectiva recuerdas el éxito del trabajo de estos dos genios y ese día vas mucho más relajado al estudio.

 

En mi caso, Txus me presto un timbal y un par de platos que sonaban que ¡se te iba la olla! A Alex, por ejemplo, le prestaron dos maravillosas Ibanez de gama alta; a Sergio le prestó Fernando Mainer un par de bajos. Digamos que al ‘Somnia’ ¡no le ha faltado nada de nada!

 

 

RA: Vuestro primer disco estaba basado en la película ‘The Crow’ mientras que el nuevo se centra en ‘Sweeney Todd, el barbero diabólico’. Cuando llega el momento de componer ¿cómo llega la decisión de tener como referencia una temática concreta? ¿Piensas que será vuestro sello en los trabajos de estudio, o simplemente se trata de un nivel evolutivo que iréis modificando con el tiempo? Por cierto, ¿puedes explicar de dónde viene el título concretamente?

 

NV: Siempre nos ha gustado darle un sentimiento y un hilo conceptual a nuestros discos. Pensamos que el oyente debe vivir nuestra música ambientándola con una historia, así se consiguen transmitir sentimientos más intensos y en algunos casos vivencias personales.

 

Un tema que nos gusta tratar es la venganza, ya lo hicimos en el ‘Noctem Diabioli’ y este no iba ser menos. Diez historias de venganza, tristeza y fuerza que se entrelazan con rítmicas con mucha garra y melodías solistas aterciopeladas.

 

Para el título del disco quisimos seguir utilizando el latín como ya lo hicimos con el anterior. La traducción de ‘Somnia’ es sueños y no veo un nombre mas apropiado para la etapa que atravesamos.

 

 

RA: Además de la temática propia del disco ¿adaptáis esta a vuestra manera de sentir, pensar o expresaros? Es decir, ¿cuánto hay de la vida de los componentes de Débler en las canciones y cuánto de ‘Sweeney Todd’?

 

NV: En muchas de las letras de las canciones se basan en experiencias de alguno de nosotros o simplemente en algún sentimiento que nos conmueve. Débler, de una manera u otra, es la voz de nuestras cinco almas.

 

En este caso, esta película nos impactó mucho por su carga emocional y también por la imagen, ropajes y tonos melancólicos que Tim Burton quiso transmitir.

 

RA: Es de suponer que Txus habrá dado un giro radical a vuestra manera de grabar, así como a vuestra vida en general. Es lógico pensar que este disco marcará un antes y un después en vuestra carrera ¿piensas que esto puede acabar pasándoos factura o que, por el contrario, os permitirá seguir creciendo como músicos? La historia de la música nos recuerda continuamente que cuanto más se tienen los pies en la tierra, mayor credibilidad y éxito obtienes.

 

NV: El tener ligado las labores de Txus al recorrido de Débler ha significado un gran trampolín hacia donde creo que la banda merece estar. Su producción nos ha supuesto un aprendizaje frenético, y he de reconocer que al producirnos el disco pensé que iba a tomar un tono muy Mago de Oz, pero me equivoqué completamente, ya que ha sabido encajar sus ideas sin variar la esencia Débler.

 

Sé que vamos a recibir muchos palos y reconocimientos injustos a la banda por tener a Txus ayudándonos. Pero lo que vais a escuchar en el nuevo disco es Débler con un productor trabajando para Débler.

 

 

RA: ¿Cómo de cerca o de lejos está una gira de Débler por fuera de España? ¿Se aprovechará la gira del disco para ampliar fronteras? Por cierto, ¿hay ya fechas pensadas para iniciarla?

 

NV: Me encantaría hablar de los planes de salir fuera del país a tocar pero de momento solo puedo decir que está habiendo un apoyo y un reclamo a la banda muy importante por parte de países latinoamericanos. No hay ninguna ley que diga que Débler no pueda viajar a Latinoamérica en 2017, pero será el calor y el ruido que transmitan los fans de allí quienes  conseguirán que las condiciones para viajar hacia esas tierras sean posibles.

 

RA: Como batería que eres ¿cuánto has aprendido grabando este disco o qué influencia han tenido las colaboraciones que habéis tenido en ti a la hora de tocar para los nuevos temas?

 

NV: De profesionales tan experimentados y con tanto éxito detrás siempre aprendes cosas muy importantes y más aún si se comparten abiertamente, como ha sucedido conmigo.

 

Recuerdo perfectamente la primera vez que me senté en la batería de Txus: ese trono que has visto durante tantísimas horas en DVD, en fotos, conciertos...  Es una sensación indescriptible.

 

 

RA: ¿Sigues ofreciendo clases de batería, o ya no tienes tiempo? Serás consciente de que eres un gran ejemplo para muchos que empiezan, o a los que has dado clases, puesto que has demostrado que si crees en algo, y luchas por ello, todo se puede conseguir en la vida ¿no crees?

 

NV: Sigo y seguiré impartiendo clases de batería, es otra de las cosas que más me hace feliz: transmitir mis conocimientos y descubrir a los futuros bateristas lo bello que es el instrumento.

 

Sin duda volcar tu ambición en una materia en la que al tiempo se hace visible todo el trabajo que has desempeñado es de las cosas que más pueden satisfacer.

 

RA: ¿Qué música escucha Nelson Valenzuela en una semana normal de su vida? No está permitido avergonzarse, dejando cosas inconfesables en el tintero.

 

NV: Sinceramente, escucho de todo pero como me has dado permiso, he de reconocer que no me gusta la música de demasiadas décadas atrás. Pienso que puedes nutrirte de todo tipo de estímulos que ofrece la música que se está haciendo en estos últimos años.

 

Por supuesto escucho bandas como Mago de Oz, Saratoga, Stravaganzza, Red, Nickelback o Sôber. Para estudiar mi instrumento busco bandas de nivel técnico alto y vanguardista como Intervals, Periphery o Tesseract. Pero luego hay música que me transmite dulzura, nostalgia, elegancia... tales como Mónica Naranjo, Maná, David Bisbal y demas “moñadas” (risas).

 

 

RA: Aunque suene a tópico, ¿cuál es el techo de Débler? ¿Y el de Nelson?

 

NV: Te contesto por mí y por mis 4 compañeros. Tenemos claro cuál es nuestro sueño y nuestra meta. El escenario es nuestro hogar. Nuestra música y filosofía la llevamos en el ADN.

 

¿Cuál es el techo? ninguno, siempre se nos ocurrirá algo nuevo, siempre habrá ganas de más y mejor. Hasta que el cuerpo aguante, y ya nos encargaremos de que aguante.

 

RA: ¿Nos darías la primicia de cuándo saldrá a la venta ‘Somnia’?             

 

NV: Me encantaría... pero hasta el momento es confidencial, solo os puedo decir que en muy muy poquito sacaremos un adelanto del videoclip de ‘Sentencia final’ y poco después el videoclip. En ese momento destaparemos todo lo que llevamos cocinando durante todos estos largos meses y veremos dónde se sitúa ‘Somnia’ en el panorama y si es verdad eso de que el panorama esta muerto...

 

RA: Suerte, ¡os la merecéis!

 

NV: Un verdadero placer contestar estas preguntas y compartir con vosotros lo que sucede dentro de Débler. ¡¡¡Nos vemos muy pronto viviendo metal del bueno!!!

 

 

 

Enlaces de interés:

 

Débler en redes sociales:

 

Twitter

 

Facebook

 

Youtube

 

Nelson Valenzuela en redes sociales:

 

Facebook

 

 

Instagram

 

 

Publicaciones Similares
26/01/2017
Amadeo Orellana. Levantando la piel
02/01/2016
brightlightbrightlight (Entrevista/coloquio con JAIME MARTÍNEZ, fotógrafo de vanguardia)
06/06/2016
[VIDEO] Entrevista a Vicenç Oliver y Miguel Andrés
08/07/2016
Desenterradas presentan su nuevo videoclip