Reportajes Party is over

Party is over

Sucede que las noches que sabes que tienes que levantarte más temprano que lo habitual, son las que más te cuesta dormir. Sucede que la luz del móvil cumple su función de mantenerte despierto y te ves a la 1:20 de la mañana leyendo comentarios de un video de Youtube con imágenes de Los Simpson y te encuentras con gente que se recrea de forma nostálgica su niñez enviando mensajes a sus desconocidos más cercanos.

 

 

Me duermo mientras le doy vuelta al poder evocador de esta música, en como “toca” a este público llegando a un nivel de profundidad inusual. En general, el tono no es depresivo,  en su defensa podría decir que es un improvisado grupo de terapia introspectiva en comunión gracias al clima creado por el video.

 

 

A este tipo de vídeos le llaman “Simpsonwave”, y por norma general son vídeos de las 8 primeras temporadas de los Simpson, alterados añadiendo efectos de VHS, ligeras distorsiones de la imagen, alto contraste de colores y se montan con múltiples repeticiones de las secuencias.

 

Uno de los vídeos de cabecera, es S U N D A Y S C H O O L que representa uno de los hitos de este género, tiene cerca de 10 millones de reproducciones, y apenas se colgó hace un año y medio.

 

 

 

En ocasiones, con la edición se consigue cambiar el mensaje al alterar la secuencia original. En  S U I C I D A L T H O U G H T S, se consigue el efecto, mezclando trozos de diferentes episodios y reordenándolos creando una nueva historia.

 

 

 

En este caso, la música de fondo es de Tycho, músico estadounidense con un planteamiento cercano a Boards Of Canada, basada en atmósferas etéreas y superposición de capas.

 

Flipo. No entiendo nada.

 

 

 

Esta familia de Springfield en esencia es ácida, corrosiva, pero a la vez muy humana y  ha acompañado a lo largo de su crecimiento a generaciones de todo el mundo. Es muy fácil identificarse con ellos, y es fácil que esas imágenes evocadoras se confundan con nuestros recuerdos, fundiéndose entre sí. Esto es exactamente lo que “Simpsonwave” consigue, te transporta a un momento que te resulta familiar, confortable. El sentimiento de nostalgia te envuelve y las secuencias en repetición, como en un sueño, te arropan en este ensayo de regresión. Esos vídeos, esa combinación, funciona y abre una puerta, evocando, rescatando sensaciones enterradas en el olvido.

 

La música

 

Si bien algunos de los vídeos mencionados van acompañados de hip-hop lo-fi, o música ambient, por lo general la parte musical  de dichos suele ser lo que llaman “vaporwave”.

 

Vaporwave deriva de la palabra vaporware utilizada para describir proyectos relacionados con la informática que, a pesar de ser anunciados y promocionados, nunca llegan a lanzarse al mercado.

 

Es un micro-género de música electrónica que toma de partida música tipo  Kenny G, Smooth jazz de los 80, Soft rock y/o música de centros comerciales, reduciendo el tempo a 60 -70 bpms. Se editan loops y se juega con las repeticiones,  generalmente, también se añaden ecos o elementos externos.

 

 

 

 

El efecto de la repetición, de la nueva dimensión a la que se transporta esa música original es casi hipnótico. En el tiempo que transcurre entre los beats, unos creen ver los resortes de la sociedad de consumo, la imagen brillante del capitalismo de la era post reagan, se vuelve decadente mientras las voces mutan en tonos graves y la melodía tarda una eternidad en definirse. Canciones que en su día celebraban los excesos del consumismo, se vuelven expresiones de insatisfacción, decepción con el trabajo… el sistema en sí. Afirmación. Para hacerse una idea, a continuación enlazo un artículo de Bandcamp Daily en el que relacionan algunos de los subgéneros como el Mallsoft, HardVapour y Future Funk.

 

 

BANDCAMP

 

Orígenes

 

Brian Eno dijo en una interesantísima entrevista en Wired en 1995 que un artista es un conector de cosas. Una persona que “escanea” el enorme campo de lugares posibles para atención artística y dice “Lo que voy a hacer es orientar tu atención a esta secuencia de cosas. En 2009, Daniel Lopatin, se enfrentaba a la apatía del trabajo en la oficina, cortando y editando cortes de canciones de los años 80. “Nobody Here” es el resultado de editar  y procesar un pequeño loop de “Lady in Red” de Chris de Burgh  añadiendo un pequeño efecto de animación para ordenadores de los años 80 sobre un fondo de rascacielos. No puede haber una descripción más cruda de la soledad de la vida moderna. Lopatin convierte la canción ultra edulcorada de De Burgh en un desespesperado grito de soledad.

 

 

 

Pocos meses después Lopatin dejaría de lado este tipo de experimentos para centrarse en otro tipo de experimentación electrónica, dándose a conocer como Oneohtrix Point Never. El fenómeno Vaporwave recicla las promesas para ofrecernos como resultado una expresión artística nueva, completamente original al reformular “bienes comunes” del imaginario colectivo y dotarlos de un nuevo sentido. Es la fidelidad con la expresa todo el rechazo por la evolución del hiperconsumismo, y la aceptación multitudinaria de una generación decepcionada y sin futuro, lo que lo convierte en auténtico y legítimo.

 

Una banda sonora para la época de la austeridad, la fiesta ha terminado y así es como suena.




Para leer más historias de David Delgado en su blog.