/
/
/
Doctor Rosado, el trilero de la sanación

Kita Senecal - 30/08/2017

Doctor Rosado, el trilero de la sanación

Madrid 1978, estudios de Prado del Rey, conducido por el inefable José María Iñigo se está grabando un magazine dominical llamado Fantástico; allí entre actuaciones, entrevistas y algo de humor hay un micro espacio que con el título Medicina fantástica donde se ofrecen consejos médicos a cargo del Dr. Manuel Rosado. Este singular facultativo había comenzado su trayectoria mediática el año 1966 colaborando en un programa de TVE llamado “Nivel de Vida” un espacio dedicado a salud que fue retirado por el entonces ministro de sanidad debido a su carente rigor científico.

 

En el plató del dominical de variedades Fantástico, se acaba de grabar la actuación de un señor que vuelto de espaldas rasca una puerta interpretando piezas de Mozart, acto seguido, entra un tipo del agro que imita a animales como por ejemplo, la cara de un conejo con mixomatosis (los que vimos el programa sabemos que es absolutamente verídico) unos minutos de humor a cargo de Joe Rígoli y ahora es el turno del micro espacio del Dr. Rosado y su batería de consejos de salud. Envuelto un halo de misterio y pseudo ciencia, el doctor despliega todo su rosario de consejos paracientíficos con recomendaciones tan estériles como apagar cigarrillos en la cabeza de algún recién ahogado, o invitar a los más jóvenes rascarse la planta de los pies con un cepillo de dientes para aprobar los exámenes en vísperas de una evaluación. Además, en su espacio, nuestro doctor se ofrece, sin coste alguno, a sanar enfermos a la carta, así telepáticamente a través de las ondas catódicas. Sus especialidades son artrosis, reuma, depresiones incluso mal de amores, vamos lo que viene siendo un bouffet de servicios de curación que sonrojarían a cualquier profesor de videncia africana de esos que se anuncian en los parabrisas de los coches.

 

Pero continuemos hablando de este personaje y de su rocambolesca historia. En los años setenta los seriales de TVE como del Dr Gannon o el Dr. Marcus Welvy disparaban las audiencias al tiempo que seducían a las féminas en sus seriales. Rosado, consciente de ello, ve una oportunidad y como es colegiado va a ir a por todas. De este caldo y de toda aquella corriente fantacientífica de finales de los años setenta, alimentado por personajes como Giménez del Oso o Uri Geller, nace nuestro protagonista, un experto charlatán de feria con mucho palique y porte de seductor adulterado, como después lo fueran otros vende motos profesionales como el Dr. Cabeza Manuel Torreiglesias con su programa- escombro Saber Vivir del que fue fulminantemente despedido por irregularidades con la publicidad que ahora mismo no vienen al caso

 

LA LLAVE DEL ÉXITO

 El programa de Iñigo va en cabeza de audiencia, y las apariciones del Dr. Rosado en TVE se suceden domingo tras domingo inflando su reputación como fenómeno mediático. Las revistas de la prensa rosa se lo rifan para que haga apariciones junto a los famosos más pujantes del momento. Escribe libros, es director de varias publicaciones de pseudo ciencia, incluso unas navidades graba un disco de villancicos. Son días de ligueros y champagne para el exitoso facultativo que cada vez gasta mejores trajes, conduce mejores coches, incluso se compra un fastuoso chalet en las afueras de Madrid donde hace sus consultitas privadas a los nuevos ricos de la zona que confían en su prodigiosa medicina alternativa.

 

La ambición de este galeno es voraz, así que aprovechando su tirón mediático se va a Barcelona y monta su propia clínica; la Definitive Depilation Therapy. En una masiva campaña publicitaria en la prensa de la ciudad condal, garantiza a las señoras la eliminación del vello corporal mediante un dispositivo con luces como de radiocassete de los ochenta que ha inventado ad-hoc para todo aquel que pueda pagarle las 250 mil pesetas del ala por algunas de sus sesiones.

 

Todo parece ir a pedir de boca, y aunque la actividad empresarial de Rosado es trepidante, las malas noticias no tardan en llegar. Saltan las alarmas en el colegio de médicos que le abren un expediente sancionador por el caso de una niña de cuatro años muerta por asfixia en una piscina en Valencia y otro de un niño de 18 meses que acabó ingresado en la UVI, pues su madre intentando reanimarle de un ahogamiento en una playa de Murcia le había apagado en la cabeza media docena de cigarrillos. Los dos casos tienen algo en común; los consejos de la Medicina fantástica del programa del Dr. Rosado.

 

 

La junta de TVE se juega su reputación y ante tal escándalo decide retirar el micro espacio Medicina Fantástica por petición del ministro de sanidad. Ya por segunda vez Rosado sale cabizbajo con su cara de roedor por la puerta de atrás de Prado del Rey. Se avecinan malos tiempos para este mercachifle de lo sanitario, por lo que decide irse por un tiempo del país para refrescar sus ideas y pensar en su próximo paso. Nada más llegar a España, encuentra una carta en el buzón; es del juzgado de instrucción número siete de Barcelona donde se decreta una orden de busca y captura contra su persona por varios delitos de fraude y estafa.

 La causa del delito es su revolucionaria máquina de depilar que resulta ser un fiasco, 71 mujeres estafadas pueden dar fe de ello, pues no sólo el artefacto no elimina el vello, si no que se lo hace crecer más aún como posteriormente declarase entre sollozos en el juicio una de las afectadas: “Antes solo tenía vello, ahora parezco un orangután”. La cosa se está complicando, en el juicio, como prueba del delito, se insta al propio doctor Rosado a abrir la máquina que utilizaba para sus fraudulentas sesiones, y se presenta en el juzgado con un artilugio lleno de luces, dígitos y cables. Una vez abierto el cachivache, los magistrados de la sala comprueban atónitos que su interior está más vacío que una sala de fiestas en un concierto de los Pekenikes.

 

Es hora de escuchar el veredicto, nuestro protagonista se enfrenta a una pena de tres años de cárcel, pero la suerte ésta de parte del facultativo y se libra de entrar en prisión al carecer de antecedentes penales, aunque no se salva de reembolsar todo el dinero estafado a las afectadas, más una cuantiosa multa, que en total suma unos 6 millones de calas. Todo un capital para aquellos años ochenta en los que una barra de pan costaba tan sólo diez pesetas.

 

CAIDA Y AUGE DE UN CHARLATAN

 Habiendo sorteado este bache y lejos de amilanarse, Rosado monta otra clínica, en la localidad de Móstoles (Madrid) esta vez destinada a tratar casos de obesidad. Ni siquiera sus métodos mágicos consiguen que logre remontar, y de nuevo tiene que echar el cierre. A tenor de tanto juicio y tanta estafa se esfuma toda su credibilidad, su antigua fama se ha ido por el desagüe y se le acumulan las causas pendientes en las principales ciudades del país. Por si esto fuera poco el Colegio de médicos le quiere retirar la licencia para ejercer la Medicina y sufre un linchamiento mediático en televisión y prensa donde despectivamente le cuelgan el mote de Dr. Rosádico, pero nuestro facultativo favorito es un emprendedor nato y ni se plantea desfallecer ante la adversidad de tan funestos acontecimientos.

 

Una mañana nuestro protagonista recibe una llamada, es un amigo que le comunica la muerte de un famoso curandero que ejercía como chamán en una chabola en un pueblo a las afueras de Móstoles, y ni corto ni perezoso Rosado se ofrece presto a reemplazarlo. Así pues, disfrazado de sanador de sección de oportunidades, y en un escenario chabolista y misterioso decorado con velones, estampitas de santos y devocionarios, aplica a su nueva clientela (y con muy buen resultado) sus conocimientos de medicina general que nada tienen que ver con lo taumatúrgico. En sus “consultas” le vende a precio de oro fármacos convencionales a los que previamente quitada la etiqueta los hace pasar por ungüentos o píldoras mágicas que administra entre humo de incienso, cánticos y oraciones ininteligibles que va improvisando por el camino. Rosado es un ganador, y pronto vuelve a estar en el candelabro. y sus sanaciones para-anormales le devuelven la fama y con ella, florece de nuevo la primavera en su cuenta bancaria.

 

EL BREAKING BAD ESPAÑOL

 Nos encontramos en el año 2003 y Rosado vuelve a ser protagonista en los papeles, esta vez a causa de un nuevo modelo de negocio que se ha sacado de la chistera. Es la Asociación española de Medicina Natural Terapéutica Física, donde (aparte de quedarse a gusto con el nombre) nuestro protagonista figura como director médico en lo que en realidad es una tapadera de otra de sus habituales prácticas delictivas. Para mejor entendimiento del caso leamos una nota de prensa de aquellos días en lo que lo explica con más rigor periodístico que nosotros.

 

"La policía ha detenido al conocido médico Manuel Rosado y a otras cuatro personas en una operación en la que ha descubierto un laboratorio clandestino de cocaína en la urbanización de Mirasierra (Madrid) propiedad del popular médico. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía adscritos a la Unidad Central de Estupefacientes localizaron el laboratorio, en el que se transformaba la pasta de coca importada desde Bolivia en cocaína para su distribución.

 

El receptor en España era el doctor Manuel Rosado, quien la importaba a nombre de la Asociación Española de Medicina Natural y Terapéutica Física, en cuyos estatutos figura como director médico.

 En la operación policial han sido detenidos tres hombres y dos mujeres colombianas, entre los que se encuentra el conocido médico, arrestado en su casa de Villanueva del Pardillo (Madrid). Asimismo, y como resultado de las investigaciones policiales españolas, en colaboración con las autoridades policiales bolivianas, dieron como resultado la localización en el aeropuerto de Viru Viru (Santa Cruz de la Sierra) de un cargamento de tres toneladas de barro terapéutico impregnado en cocaína, cuyo destino era la citada asociación del Dr. Rosado, al igual que 13 toneladas de puré de patata impregnados en cocaína cuyo destino era Bulgaria”.

 

Aunque desconocemos como se las pudo ingeniar en el juicio, no se pudo demostrar la implicación de Rosado en esta operación a escala mundial de narcotráfico. Durante la vista, nuestro héroe se marcó un fantástico Infanta Elena sosteniendo firmemente que no tenía constancia alguna de todo este asunto y el facultativo finalmente salió de rositas sin ser condenado, aunque como buen chotón les colocó el marrón a las otras cuatro personas implicadas en esta estrambótica operación de narcotráfico saliendo por la puerta grande de los juzgados de la Plaza Castilla.

 

COCODRILOS EN BALEARES

Decirles, para ir echando el cierre a este artículo, que mientras estábamos buscando información sobre el personaje, nos encontramos una serie de vídeos en Youtube donde a día de hoy se puede ver a nuestro doctor favorito en auténtica forma, cascando con su retahíla incesante como un papagayo de subidón de dexedrinas, pontificando en un canal cochambroso llamado Imagine TV en donde lo podemos ver hablando sobre Magalluf y el Balconing, de sus teorías Groucho Marxianas sobre los efectos de la droga Caníbal y su relación con los homínidos, de las consecuencias del Mamading o su interpretación médica sobre la putrefacción de las extremidades de los consumidores de la droga Cocodrilo en Baleares.

 

Al final nos quedamos con la reflexión de que si este mamporrero de la ilusión consiguió notoriedad, fama y fortuna diciendo tal cantidad de majaderías, una de dos, o es un genio o es que nosotros somos unos verdaderos zoquetes.

 

¡Larga vida al Dr. Rosado!

 

 

Publicaciones Similares
28/03/2016
Sueñan los androides con ovejas eléctricas & Blade Runner
11/01/2016
EL GRUNGE MALLORQUÍN DEL SIGLO XXI
16/12/2016
La llegada. Extraterrestres que no quieren invadirnos, sino ponernos a prueba
25/09/2015
DESTROYS ´R US