[Reseña] 'Wraith Espectro' de Joe Hill y Paul Wilson III

[Reseña] 'Wraith Espectro' de Joe Hill y Paul Wilson III

Este cómic de seductora portada llegó a mis manos las navidades pasadas gracias a la acertada intuición de mi hermana por mis gustos, en general, y literarios, en particular.

 

Wraith Espectro’ es una historia original de Joe Hill, hijo de Stephen King, lo cual ya es un buen comienzo. El germen de dicha obra nace de la novela ‘NOS4A2’, convirtiéndose esta en una precuela de la misma. Charles Manx, nuestro hombre del saco, se dedica a secuestrar niños en su Rolls Royce, modelo Wraith, y llevárselos a Christmasland, un inquietante y terrorífico parque de atracciones, pero en uno de esos trayectos se encuentra con un grupo de reos recién fugados que obligan a Manx a llevarlos lejos de allí antes de que acuda la policía... A eso se le llama saltar de la sartén para caer en las brasas.

 

 

A buen ritmo, Joe Hill nos va introduciendo, a base de flashbacks, el origen de dichos presos y cómo han llegado hasta aquí. Se llega incluso a que enfatizar con algunos de ellos al conocer los motivos que les han llevado a  encontrase en tan delicada situación. Así mismo también vamos conociendo más sobre Manx y su pasado cargado de violencia y cómo ha adquirido su tan peculiar oficio.

 

 

Si Joe Hill se encarga del tan depravado guion, Charles Paul Wilson III no lo es menos con su dibujo. Este buen hombre que tiene nombre de Sir impregna todo el relato de Hill de un halo perturbador, siniestro e incluso onírico, una pesadilla cargada de sangre y mal rollo; una montaña rusa donde quien puede acabar mal, acaba peor.

 

Irreal y aterradora, “Wraith” es una obra inquietante. Una explosión de talento y creatividad con un personaje enigmático, depravado y maquiavélico que no me cabe duda que cuando dé el salto al cine (que lo dará) entrará a formar parte de la galería de sádicos villanos por derecho propio.

 

Yo terminé encantado con el regalo de mi hermana, pero si tus hermanos/as, hijos/as o sobrinos/as aún no han alcanzado la pubertad, mejor espera un poco, no la vayamos a liar.