Young Team

Young Team

  1.  Ahora que gracias a internet tenemos todo a nuestro alcance, nos preguntamos qué es lo que queremos. Ahora que ya hemos acabado con el comercio minorista, echamos en falta el consejo de quien nos  recomendaba los cómics o libros.... y el criterio del dependiente de la tienda de discos. Ahora, tiendas online y buscadores se alían para ofrecernos la personalización de nuestra experiencia de compra como triste sustitutivo.

 

Es como si la disponibilidad, la amplitud de surtido de hoy fuese inversamente proporcional al criterio. Es ahora, en los tiempos del big data, cuando echo en falta a la tienda Marcapasos de la Calle Duquesa de Granada, cuyo dueño me recomendó "Young Team " de Mogwai, recién aterrizado en sus estanterías.

 

 

 

Gracias a ese descubrimiento me aventuré a ir a verlos al Festimad, y su concierto fue una de las experiencias más reveladoras de mi vida. Fui con Pablo, mi compañero de piso, punki de cresta de Moratalaz, e íbamos a pecho descubierto, sin planes acerca de dónde dormir. Era un escenario secundario y sería a media tarde, poco antes del concierto me crucé con Najwa Nimri, que entonces para mí era sólo Alex, la protagonista de "Salto al vacío", y fue como si me encontrara con el personaje. Se cruzaron las miradas y noté que su mirada se clavaba dentro de mí. En un segundo sus enormes ojos se asomaron al vacío de mi interior. Sacudido por ese segundo eterno seguí andando mirando el suelo, buscando mi sitio para el show. Empezó el concierto y casi nadie se puso en pie, todo el mundo seguía sentado en el césped, como si supieran que ese concierto no era para bailar, que no iban a sacudir sus cabezas acompañando riffs percutivos y machacones. Como si supieran que tenían que exponer todo su cuerpo y abrir todos sus poros para captar al máximo la experiencia.

 

 

 

  1. Dicen los expertos que antes de un huracán o una gran tormenta un extraño silencio se apodera de todo, secuestrando todos los sonidos, todo el ambiente antes de la explosión de la naturaleza. En mi cabeza recuerdo así esos instantes previos al concierto. Recuerdo estar de pie delante de ellos y sentir como la música me golpeaba como te sacude el viento creado por las hélices de un helicóptero. Recuerdo a Stuart B. rasgando su guitarra y que en vez de generar una nota, un acorde o arpegio... notabas que se iba alzando una ola que se acercaba a la orilla.... se acercaba a ti. Olas como masas confusas de distorsión y delay que acarician. En vez de apartarme, lo único que deseaba era que me golpease, y como hago en el mar en un día que está revuelto, disfrutar del momento, para ver si puede conmigo, y después caerme, y tras recuperar el equilibrio volver a plantarme alli enmedio esperando la siguiente. Igual que en el mar con el bañador medio descolgado, con el flequillo mojado tapándote los ojos, plantando cara, probando las fuerzas de la naturaleza.

 

Alternaron temas de "Young Team" con otros de "Helicon" y nos mostraron una forma de entender la música que no sólo caló entre el público sino que luego ha servido de referencia a un enorme abanico de bandas....El mundo entero se ha llenado de combos que han surgido como réplicas del quinteto. Después he tenido afortunadamente más ocasiones de ver en directo al grupo de Glasgow pero nada como la exposición a su primer concierto en directo, nada como esa primera sacudida que se proyectaba sobre mi cuerpo, y la onda expansiva que comprometía mi equilibrio.

 

 

 

Estos días se cumplen 20 años del lanzamiento del Young Team, veinte años desde que estos chicos de Glasgow pisaron los pedales de distorsión para reventar la cabeza a medio mundo en el cambio de Like Herod, y para que todo cambiara, y ya nada volviera a ser igual.

 

 

 

 

Hoy me ha parecido justo recordar a esta gran banda tal y como la descubrí. Una forma más de hacer justicia por todo lo que me han acompañado a lo largo de las dos últimas décadas. Recordar esto me hace sentir más viejo, sin duda, pero qué suerte el haberlo vivido…

 

 

 

 

 

Para leer más historias de David Delgado en su blog.